Ciclo de lluvias excesivas está cerca del fin en zona agrícola de Argentina: experto

lunes 24 de febrero de 2014 13:47 ART
 

BUENOS AIRES, 24 feb (Reuters) - Las lluvias que hace semanas caen sobre el núcleo agrícola de Argentina, generando excesos de agua y condiciones ideales para el desarrollo de enfermedades, comenzarían a disminuir y normalizarse a partir de fin de mes, dijo el lunes un experto climático.

El mes de febrero tuvo muy abundantes lluvias en el país sudamericano -el principal exportador de aceite y harina de soja, y el tercero de maíz- y había sido precedido por dos meses con temperaturas elevadas y casi sin precipitaciones.

No obstante, la soja y los lotes de maíz sembrados de forma tardía -los principales cultivos de Argentina- hasta la fecha no registraron pérdidas relevantes por el clima adverso.

"Puede haber algunas lluvias ligeras más, pero en general, como una tendencia, ya comienza a disminuir la frecuencia y el caudal de lluvias y estaríamos saliendo de este pulso húmedo (de lluvias)", dijo a Reuters Germán Heinzenknecht, meteorólogo de la Consultora de Climatología Aplicada (CCA).

"Capaz hay entre una semana y 10 días de transición, pero, en general, se está saliendo de esta frecuencia. Sería una posibilidad de que los agricultores puedan hacer los trabajos fitosanitarios tras cuatro semanas de humedad", agregó.

Durante el fin de semana se registraron precipitaciones en las regiones agrícolas de Argentina -incluyendo el centro y oeste de la provincia de Buenos Aires, donde hubo escasez de lluvias- y entre el lunes y el martes caería algo de agua.

Pero a partir del miércoles las precipitaciones comenzarían a normalizarse en la principal región agropecuaria del país, la zona más afectada por excesos de agua y enfermedades, y habría un descenso de las temperaturas, señaló Heinzenknecht.

Por otro lado, si bien tanto la soja y el maíz de segunda comenzaron a sufrir los efectos de enfermedades fúngicas y ataques de insectos en algunas regiones, por lo general el estado de ambos cultivos es bueno, dijo el especialista de la CCA.

El maíz sembrado de manera temprana atravesó etapas de desarrollo clave en medio de las altas temperaturas y pocas lluvias de diciembre y la primera mitad de enero, por lo que las precipitaciones de febrero llegaron demasiado tarde y sufrirá pérdidas en el rendimiento.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó la cosecha de la soja 2013/14 en 53 millones de toneladas y la del maíz en 23,5 millones de toneladas.

El Gobierno aún no ha realizado cálculos de producción para ninguno de los granos, pero el jueves recortó su pronóstico del área de soja a 20,3 millones de hectáreas, desde los 20,8 millones previos, y mantuvo estable su estimación de la superficie de maíz en 5,7 millones de hectáreas. (Reporte de Maximilian Heath, editado por Nicolás Misculin/Mónica Vargas)