Argentina reducirá en 20 pct importación automotriz en primer trimestre de 2014

jueves 12 de diciembre de 2013 18:09 ART
 

BUENOS AIRES, 12 dic (Reuters) - El Gobierno argentino acordó con fabricantes e importadores de automóviles y productos electrónicos que reduzcan en un 20 por ciento interanual en promedio su uso de divisas durante el primer trimestre del 2014, una decisión que golpeará las compras en el exterior de esos sectores.

Fuentes de la industria dijeron que la medida busca aliviar las sequía de divisas que padece Argentina, que desde el 2011 aplica un rígido control de cambios para tratar de frenar una fuga de capitales.

El acuerdo del Gobierno con la industria afectará las importaciones de autos terminados, que se espera que disminuyan en unos 300 millones de dólares en relación a enero-marzo de 2013.

El sector de automóviles importó 6.474 millones de dólares entre enero y octubre de este año.

"El mantenimiento de la administración de comercio y la consistencia de las cuentas externas" son puntos centrales de las políticas de industrialización y de sustitución de importaciones del Gobierno, dijo el secretario de Comercio Exterior argentino, Augusto Costa, en una nota.

El 20 por ciento de disminución promedio en las importaciones de vehículos leves y comerciales de hasta cinco toneladas de carga no regirá para todas las terminales instaladas en Argentina, ya que las que tengan una balanza comercial superavitaria podrán seguir importando sin restricciones.

Pero las que más aportan al déficit sectorial, de unos 4.600 millones de dólares entre enero y octubre, deberán efectuar una disminución de un 27,5 por ciento en las compras de vehículos al exterior respecto de igual período de este año.

El recorte también regirá para las importadoras que comercializan vehículos sin fabricación en Argentina.

La política comercial del Gobierno argentino viene recibiendo críticas en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El país sudamericano aplica medidas para entorpecer el ingreso de productos importados para proteger un erosionado superávit comercial que es vital para su financiamiento, pues no tiene acceso al financiamiento de los mercados internacionales de deuda desde el masivo incumplimiento del 2001/2002. (Reporte de Guido Nejamkis; Editado por Javier López de Lérida)