REENVÍO-Presidenta argentina vuelve a hospital para chequeos tras cirugía

jueves 24 de octubre de 2013 08:13 ART
 

(En primer párrafo precisa que día de reporte fue el miércoles)

BUENOS AIRES, 23 oct (Reuters) - La presidenta argentina, Cristina Fernández, fue sometida el miércoles a controles de salud en el hospital privado donde fue operada hace dos semanas por un hematoma craneal, y los médicos informaron que evoluciona favorablemente de la cirugía pero se le deberán realizar nuevos estudios cardiovasculares.

La mandataria ingresó a las 21 hora local (2400 GMT) al Hospital Universitario Fundación Favaloro, en el centro de Buenos Aires, en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, para abandonarlo 45 minutos después.

"Hoy la señora presidenta concurrió al Hospital Universitario de la Fundación Favaloro para realizar una tomografía computada de cerebro como parte del control que puso en evidencia una evolución normal para el tiempo transcurrido desde la cirugía", explicaron sus médicos en un comunicado.

Según el informe, desde el 5 de octubre se le practicaron a la mandataria estudios cardiovasculares, y en la actualidad no presenta síntomas, pero deberá someterse a nuevos exámenes una vez recuperada de la cirugía.

"Habiéndose dado lógica prioridad a la neurocirugía, una vez completa la recuperación posquirúrgica, se programarán estudios adicionales cardiovasculares", dijo el comunicado.

Fernández recibió el alta hace 10 días, tras ser operada el 8 de octubre para drenarle un hematoma subdural, y desde entonces está convaleciente en la residencia presidencial en las afueras de la capital argentina.

Los médicos informaron que le habían retirado previamente los puntos de suturas en la residencia presidencial.

La convalecencia obligó a Fernández a abandonar la campaña electoral para unas elecciones legislativas el próximo domingo que analistas estiman le pueden costar al Gobierno su control del Congreso.

El vicepresidente Amado Boudou asumió temporalmente la presidencia. Los médicos le recomendaron a la mandataria estricto reposo por 30 días. (Reporte de Karina Grazina y Alejandro Lifschitz. Editado por Damián Pérez)