Científicos argentinos logran crear energía con gases contaminantes de vacas

jueves 17 de octubre de 2013 11:56 ART
 

Por Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES, 17 oct (Reuters) - Científicos argentinos lograron transformar el metano que emiten las vacas por sus bocas cuando están pastando en bioenergía, evitando emanaciones de un gas que es una de las principales causas del calentamiento global.

Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) desarrollaron una técnica experimental para bombear los gases provocados por la digestión de los vacunos desde una de sus cavidades estomacales y luego procesarlos para aislar el metano, que se encuentra mezclado principalmente con dióxido de carbono.

"Nosotros hacemos un agujerito (en la panza del animal) con una micro-cánula con la que comunicamos el interior. Lo que hacemos es derivar los gases y, con un sistema de válvulas, hacemos que se dirijan dentro de un tanque", dijo a Reuters el coordinador del grupo de Fisiología Animal del INTA, Guillermo Berra.

"Una vez que lo tenés comprimido, es lo mismo que tener gas natural. Lo podés usar en lo que vos querés: como mechero, en una heladera, en una lámpara de gas o en un automóvil que funcione a GNC (gas natural comprimido)", explicó el experto.

Con el metano producido por una vaca en un día se puede mantener en funcionamiento una heladera a gas natural durante 24 horas.

Argentina es uno de los principales exportadores mundiales de carne y en sus vastos campos hay actualmente alrededor de 51 millones de bovinos, cuyos gases componen el 30 por ciento de las emisiones que generan efecto invernadero en el país, según datos del INTA.

Cada vacuno emite entre 250 y 300 litros diarios de metano puro a la atmósfera, más que nada a través de eructos.

"Como fuente de energía hoy es poco práctica, pero si lo mirás proyectado al 2050, cuando las reservas de combustibles fósiles van a tener problemas, es una alternativa", afirmó el científico con base en Castelar, en las afueras de la ciudad de Buenos Aires.

"También es una medida de mitigación: el metano es un gas de efecto invernadero 23 veces más potente que el dióxido de carbono", explicó. (Editado por Nicolás Misculin y Mónica Vargas)