28 de julio de 2013 / 0:13 / en 4 años

CORREGIDO-Papa Francisco alienta a los jóvenes a protestar por un mundo mejor

(Elimina referencia a Brasil en tercer párrafo, que aparecía en borrador del discurso pero fue omitida)

* Francisco pide a los jóvenes superar apatía y salir a las calles

* Descontento social sacudió recientemente a Brasil y otros países

* Más de dos millones de jóvenes ovacionan a Papa en Río de Janeiro

Por Anthony Boadle y Philip Pullella

RIO DE JANEIRO, 27 jul (Reuters) - El Papa Francisco llamó el sábado a los jóvenes a vencer la apatía y salir a las calles para demandar un mundo más justo, sumándose simbólicamente a las protestas contra la corrupción y el mal gobierno que han estremecido recientemente Brasil y otros rincones del planeta.

El pontífice argentino de 76 años fue recibido en la noche del sábado con gritos de delirio de jóvenes reunidos en la playa de Copacabana de Río de Janeiro, que ondeaban banderas de todas partes del mundo. Según el Vaticano, más de dos millones de personas invadieron la arena para ver de cerca al Papa.

“He seguido atentamente las noticias sobre tantos jóvenes que, en muchas partes del mundo, han salido por las calles para expresar el deseo de una civilización más justa y fraterna”, dijo en el penúltimo día de su visita a Brasil.

“Son jóvenes que quieren ser protagonistas del cambio”, exclamó. “A ustedes les pido que también sean protagonistas de este cambio, sigan superando la apatía y ofreciendo una respuesta cristiana a las inquietudes sociales y políticas”.

Más de un millón de personas marcharon en junio por las calles de Brasil para protestar contra la corrupción, los exorbitantes gastos para la Copa Mundial del 2014 y la pésima calidad de los servicios públicos como la salud y la educación.

Antes fueron los jóvenes de Turquía que reclamaron contra lo que percibían como una actitud autoritaria de su gobierno y más temprano los Grecia y España que levantaron sus voces contra las asfixiantes medidas de austeridad con las que sus gobiernos están respondiendo a la crisis de deuda.

Francisco, con un potente mensaje a favor de la justicia social, reclamó más temprano una “visión humanista” de la política durante un encuentro con la clase dirigente de Brasil, a quienes instó al diálogo para superar el descontento social.

ATLETAS DE CRISTO

“¡Esta es la juventud del Papa!”, gritaban eufóricos los jóvenes mientras Francisco recorría la playa de Copacabana a bordo de su papamóvil blanco, saludando, bendiciendo y deteniéndose de tanto en tanto para besar bebés.

Desde su elección en marzo para dirigir a la Iglesia en medio de una tormenta de escándalos sexuales y financieros, Francisco ha sido capaz de entusiasmar a muchos católicos con su humildad y franqueza.

Su viaje a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud busca energizar al público más joven y frenar lo que él mismo describió más temprano el sábado como un “éxodo” de fieles desconectados con el mensaje complejo y anticuado de la Iglesia.

Francisco, un fanático del fútbol, comparó el sábado a los jóvenes católicos con “atletas de Cristo” que deben entrenarse para desparramar la fe.

“¡Jesús nos ofrece algo más grande que la Copa del Mundo!”, dijo. “Pero nos pide que paguemos la entrada, y la entrada es que nos entrenemos para estar en forma, para enfrentar sin miedo todas las situaciones de la vida, dando testimonio de nuestra fe”.

En el primer viaje internacional desde su elección como líder de la Iglesia, Francisco no ha escatimado palabras duras contra la corrupción, la marginación de los jóvenes machacados por la crisis económica y el egoísmo de los ricos.

Mientras los jóvenes católicos esperaban al Papa jugando al voleibol y tocando la guitarra en Copacabana, un grupo de feministas desnudó sus senos para protestar contra la visión conservadora que la Iglesia tiene sobre la sexualidad femenina y el aborto.

Pero la mayoría de los habitantes de Río de Janeiro parecían felices de ver de cerca al Papa.

“Los brasileños nos han recibido con tanta calidez. El único inconveniente ha sido el abarrotado transporte público”, dijo el padre Martin O‘Reilly, que lideraba un grupo de unos 60 jóvenes venidos de Clogher, en Irlanda.

Con cientos de autobuses llenos de peregrinos aún llegando a Río de Janeiro, la policía esperaba una participación récord el domingo en la última misa de Francisco antes de regresar a Roma. (Reporte de Anthony Boadle y Philip Pullella; escrito por Esteban Israel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below