Heladas amenazan la cosecha de trigo de Brasil

miércoles 17 de julio de 2013 19:55 ART
 

SAO PAULO, 17 jul (Reuters) - Los estados productores de granos del sur de Brasil probablemente sufran una helada el 23 de julio, lo que podría dañar una gran franja de la cosecha de trigo en desarrollo en uno de los importadores de granos más grandes del mundo, dijo el miércoles la agencia meteorológica local Somar.

Las temperaturas estarían descendiendo a entre 0 y 3 grados centigrados antes del amanecer del martes 23 de julio. Alrededor de un 40 por ciento del trigo en Paraná, segundo estado productor de ese cereal en Brasil, sería vulnerable a sufrir pérdidas.

Brasil tiene una demanda anual de trigo de cerca de 11 millones de toneladas. Con buen clima, cosecharía 5,6 millones de toneladas en los próximos meses -20 por ciento más que la temporada pasada- de acuerdo al pronóstico del 9 de julio de la agencia gubernamental Compañía Nacional de Abastecimiento(Conab).

"Este frio abarcará la totalidad de la región sur: Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná, incluso traspasando a través de las fronteras hacia los estados de Sao Paulo y Mato Grosso do Sul", dijo el meteorólogo de Somar Celso Oliveira.

Paraná, que plantó aproximadamente 914.400 hectáreas de trigo, y Rio Grande do Sul, con más de 1 millón de hectáreas para el grano, juntos representan más del 95 por ciento de la producción nacional del cereal. Ambos estados están en el sur.

La plantación en Paraná está más desarrollado y por ende es más vulnerable a la helada, que por lo general no daña a las plantas jóvenes de trigo. El cultivo en Rio Grande do Sul está menos desarrollado y por lo tanto es menos vulnerable a la helada.

El riesgo de pérdida de la cosecha nacional llega en un momento en que los precios del trigo están cerca de máximos históricos y los embarques desde Argentina, el principal proveedor internacional de Brasil, son escasos.

"Existe el riesgo de helada. Si bien hay factores atenuantes, no impedirán totalmente que esto suceda", dijo Oliveira, que señaló que las lluvias esperadas antes de que llegue el aire frio ayudarían a reducir el riesgo de la helada. (Reporte de Gustavo Bonato y Roberto Samora, escrito por Reese Ewing; editado por Hernán García)