19 de marzo de 2013 / 17:18 / en 5 años

Cosecha de trigo de Argentina crecería pese a desconfianza de productores

* Gobierno anunció en marzo que dejará exportar 5 mlns T de trigo 13/14

* Productores descreen de cifras, pero los tientan altos precios y buen clima

* Siembra del ciclo 12/13 fue la más baja desde que se tenga registro oficial

Por Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES, 19 mar (Reuters) - La cosecha argentina de trigo dejará atrás una mala campaña y crecería en el ciclo 2013/14 gracias a los altos precios del cereal y a expectativas de un clima muy favorable, aunque los productores aún desconfían de un nuevo sistema oficial de aprobación de exportaciones que busca incentivar la siembra.

El área destinada al trigo 2012/13 en el país austral -uno de los mayores exportadores mundiales del cereal- fue de apenas 3,28 millones de hectáreas, la cifra más baja de la que se tenga registro desde que Argentina comenzó sus estimaciones en 1969/70.

Los agricultores culpan de la mala situación que atraviesa el cereal a las restricciones que el Gobierno impone a las exportaciones para garantizar el abasto doméstico.

En respuesta a los pedidos de más previsibilidad para el negocio, las autoridades anunciaron a principios de marzo que en el ciclo 2013/14 permitirán exportar un amplio volumen de 5 millones de toneladas de trigo, cuya siembra se inicia en mayo.

“A mí todo esto me hace pensar que hoy, así como está la cosa, va a haber alguna recomposición del área (en 2013/14). Yo creo que un valor aproximado puede ser 4,5 millones de hectáreas”, estimó el analista Gustavo López, director de la consultora Agritrend.

Otros especialistas dijeron que aún es temprano para precisar cifras, ya que faltan dos meses para el comienzo de la siembra, pero que los altos precios del cereal motivarían un incremento de la superficie. El área, sin embargo, se ubicaría por debajo del promedio de los últimos años.

“En el mercado a término, enero 2014 está algo por arriba de 190 dólares, que es más que los 150 (dólares) del año pasado. Pero todavía no es un mercado transparente como el que quisiéramos tener”, dijo Santiago Cameron, secretario de la asociación Aaprotrigo, que reúne a chacareros de todo el país.

Los agricultores afirman que les cuesta creer en la palabra del Gobierno de la presidenta Cristina Fernández, con el que están enfrentados desde hace años por sus políticas intervencionistas, que también incluyen altos impuestos a las exportaciones de soja y maíz.

A inicios del ciclo pasado, las autoridades habían anunciado la habilitación de un saldo exportable de 6 millones de toneladas de trigo, pero inundaciones de campos en las principales zonas productoras redujeron las perspectivas de producción y, en consecuencia, el volumen autorizado a exportar.

“Los productores agropecuarios hemos aprendido que nos mienten todos los días. Ya no miramos más qué es lo que dicen (en el Gobierno)”, dijo Daniel Christiansen, un productor que dedica entre 500 y 600 hectáreas al trigo en la localidad de Rafaela, en Santa Fe.

Según los expertos, los productores tomarán en cuenta para la planificación de su siembra otros factores menos “políticos”, como los precios del trigo y las necesidades de rotación de cultivos para no dañar las tierras.

A su vez, gracias a la excepcional abundancia de lluvias que se vio en el final del año pasado en gran parte de la región agrícola de Argentina, el trigo comenzaría esta temporada con condiciones óptimas de humedad y el buen clima acompañaría a todo el ciclo, de acuerdo con un meteorólogo.

“La campaña 2012/13 fue muy mala para los cultivos de invierno. Pero para el trigo (2013/14) están dadas las condiciones para alcanzar el récord de 16 millones de toneladas, si es que el Gobierno lo permitiera”, dijo Eduardo Sierra, asesor climático de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

La producción de trigo fue de apenas 9,4 millones de toneladas en la temporada 2012/13, por debajo de los 11,5 millones previstos inicialmente, debido a golpes climáticos que incluyeron desde excesos de agua hasta temperaturas extraordinariamente altas en épocas sensibles para el cultivo.

CUOTAS

Las amplias pérdidas que registró la cosecha de Argentina -que necesita 6,5 toneladas para el consumo interno- obligaron al Gobierno a recortar en diciembre el volumen que había previsto permitir exportar, lo que enfureció al sector agrícola.

Pese a las habituales quejas de los agricultores, algunos admiten que la decisión oficial de adelantar la liberación de una amplia cuota de trigo 2013/14 para exportar fue acertada.

“Si van a seguir manejando el mercado así, con cupos de exportación, más vale hacer en marzo el preaviso de cuánto vas a exportar que en junio como hicieron el año pasado, que fue demasiado tarde”, señaló Cameron.

Desde el año pasado el Gobierno aplica un nuevo esquema comercial para el trigo y el maíz -que implica la autorización de un amplio volumen de exportación a comienzo de la campaña- en reemplazo de un cuestionado sistema de autorización de exportaciones a cuentagotas.

Sin embargo, muchos productores siguen disconformes con la intervención estatal en el mercado.

“Estamos tratando de sentarnos a la mesa de quienes producen trigo para tratar de ver cuáles son las falencias que tienen y cómo los podemos incentivar para que vuelvan al nivel de producción que tenían”, dijo a Reuters la semana pasada el ministro de Agricultura, Norberto Yauhar.

El récord de cosecha de trigo de Argentina fue alcanzado en la campaña 2007/2008, cuando se recolectaron 16,35 millones de toneladas. (Reporte adicional de Nicolás Misculin; Editado por César Illiano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below