Represores de dictadura argentina lucen colores de bandera del Vaticano en juicio

viernes 15 de marzo de 2013 10:50 ART
 

BUENOS AIRES, 15 mar (Reuters) - Un grupo de ex represores argentinos lucieron escarapelas con los colores de la bandera vaticana durante un juicio que se les sigue por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura militar, según fotos publicadas el viernes por diarios locales.

Las imágenes, distribuidas el jueves por la agencia oficial de noticias Télam, aparecen en momentos en que algunas organizaciones de derechos humanos acusan al recién ungido Papa Francisco, el argentino Jorge Bergoglio, de haber mantenido silencio durante la sangrienta dictadura de 1976-1983 que dejó hasta 30.000 desaparecidos, entre ellos sacerdotes.

El Vaticano negó el viernes esas acusaciones. El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, dijo a periodistas que las denuncias "deben negarse clara y firmemente" y añadió que "muestran elementos anticlericales del ala izquierdista que acostumbran a atacar a la Iglesia".

En las fotos aparece el ex general Luciano Benjamín Menéndez, un ícono de la represión ilegal, luciendo en la solapa de su saco dos cintas de color amarillo y blanco mientras es juzgado en la provincia central de Córdoba junto a 44 personas por violaciones a los derechos humanos.

Las fotos también muestran a su alrededor a al menos una docena de acusados, varios sonriendo, también luciendo la escarapela con los colores vaticanos.

Algunas organizaciones de derechos humanos como las Madres de Plaza de Mayo y el Centro de Estudios Legales y Sociales dijeron que Bergoglio, ex arzobispo de Buenos Aires, no protegió a los sacerdotes que desafiaron a la dictadura, especialmente dos jesuitas que fueron secuestrados en 1976 y torturados por meses en un campo de detención en Buenos Aires.

También afirmaron que habló muy poco sobre la complicidad de la Iglesia durante el gobierno militar.

En cambio, otros grupos dijeron que intercedió para la liberación de los dos curas como líder de la comunidad jesuita en Argentina. (Reporte de Alejandro Lifschitz)