ENFOQUE-Papa argentino se enfrentó al poder, pero silencio durante la dictadura lo persigue

jueves 14 de marzo de 2013 18:29 ART
 

Por Helen Popper y Karina Grazina

BUENOS AIRES, 14 mar (Reuters) - El Papa argentino, Jorge Bergoglio, es un duro crítico de los poderosos y un audaz defensor de los pobres, pero algunos creen que defraudó a su país al permanecer en silencio durante la sangrienta dictadura militar que gobernó entre 1976 y 1982.

Los vínculos entre miembros de la Iglesia Católica Romana y el gobierno militar durante ese oscuro período, cuando hasta 30.000 personas fueron secuestradas y asesinadas, mancharon la reputación de los eclesiásticos locales y las heridas aún no han cerrado.

Los críticos de Bergoglio, ex arzobispo jesuita de Buenos Aires, dicen que no logró proteger a los sacerdotes que desafiaron a la dictadura y que habló muy poco sobre la complicidad de la Iglesia durante el gobierno militar.

En eso se basan algunos activistas de derechos humanos para cuestionar las credenciales morales del Papa Francisco, como eligió ser llamado Bergoglio.

"Jamás ha dicho nada sobre los curas genocidas (...) Nosotros nunca lo hemos escuchado que realmente él haya dicho algo, hasta hoy jamás escuchamos absolutamente nada", dijo Taty Almeida, una de las líderes de Madres de Plaza de Mayo, que marchó durante años frente a la Casa de Gobierno para reclamar por los hijos desaparecidos durante la dictadura.

Los críticos más duros de Bergoglio van aún más lejos.

"Entregó sacerdotes durante la dictadura", dijo Horacio Verbitsky, periodista y escritor cercano a la presidenta Cristina Fernández, con quien Bergoglio mantiene una relación espinosa.

Según el libro de Verbitsky "El silencio", Bergoglio retiró la protección de la orden de los jesuitas a dos sacerdotes luego de que se negaron a dejar de visitar barrios pobres, lo que según la publicación allanó el camino para que sean capturados.   Continuación...