RPT-REPORTE ESPECIAL-El trabajo imposible: el presidente ejecutivo de Dios en la Tierra

martes 12 de marzo de 2013 10:20 ART
 

(Repite historia transmitida originalmente el lunes en el tarde)

* Versión en PDF con fotos y gráfico link.reuters.com/raz56t

Por Tom Heneghan

CIUDAD DEL VATICANO, mar 11 (Reuters) - Joseph Ratzinger nunca ocultó creer que el papado es demasiado grande para un hombre.

Varios días después de haber sido electo en el 2005, el Papa Benedicto XVI -como escogió llamarse- habló como si estuviera en shock. En su primera misa pública, preguntó: "Debo asumir esta enorme tarea, que realmente excede la capacidad humana. ¿Cómo puedo hacerlo?".

En un encuentro con compatriotas alemanes al día siguiente, Benedicto XVI sorprendió a sus feligreses al comparar la experiencia de ser elegido en la Capilla Sixtina con sentirse mareado al observar la hoja de una guillotina cayendo sobre él.

Ahora ha optado por romper seis siglos de tradición y renunció. Y la Iglesia Católica se pregunta si en una era de democracia, televisión ininterrumpida y Twitter, el actual papado -modelado en la monarquía de la era del Renacimiento- sufrirá la misma suerte.

Hubo escándalos de abuso sexual, disputas con musulmanes y judíos, sospechas de lavado de dinero en el Banco Vaticano y meteduras de pata comunicacionales. Los achivos privados robados por el propio mayordomo de Benedicto XVI han documentado la corrupción y las peleas internas entre funcionarios de alto rango del Vaticano.

Benedicto XVI entrega una institución de 2.000 años con una reputación mancillada. Sus enseñanzas son desafiadas por un mundo cada vez más secular y los sacerdotes deben esforzarse por servir a su creciente población.   Continuación...