Cónclave en el Vaticano: el sigiloso final de campañas no explícitas

lunes 11 de marzo de 2013 10:19 ART
 

Por Tom Haneghan

CIUDAD DEL VATICANO, 11 mar (Reuters) - El cónclave para elegir a un Papa en la Iglesia Católica es la dramática etapa final de un proceso electoral sigiloso que suele comenzar semanas, meses e incluso años antes.

Algunos de los 115 cardenales que ingresarán a la Capilla Sixtina para la elección a partir del martes han sido "papables" -posibles Papa- por años. Otros nombres, en cambio, han surgido recién desde que Benedicto XVI anunció el 11 de febrero que renunciaría al cargo.

Todos ellos, ya sea que busquen el puesto o estén menos deseosos de convertirse en el líder de los 1.200 millones de feligreses, estarán sujetos a la misma dinámica impredecible, que convierte a los cónclaves en una de las elecciones más misteriosas del mundo.

El arzobispo Piero Marini, maestro de ceremonias del cónclave del 2005, fechó esta vez el comienzo de la campaña pre-electoral el 28 de febrero, cuando vio que los cardenales conversaban en pequeños grupos luego de la despedida de Benedicto en el Vaticano.

"Ahí es cuando comienza la preparación para el nuevo Papa", dijo a periodistas mientras explicaba los rituales del cónclave la semana pasada.

El teólogo italiano Massimo Faggioli dijo que uno de los principales candidatos, el cardenal de Milán Angelo Scola, se había preparado por años. Mencionó a Oasis, una red de diálogo cristiano-musulmán que Scola lanzó en el 2004, como una plataforma que ha impulsado sus posibilidades.

"Scola es muy inteligente y ha construido su campaña para este cónclave muy cuidadosamente", señaló Faggioli. "Ahora es mucho más conocido internacionalmente que los otros italianos", agregó.

Oasis, una fundación con sede en Venecia respetada por su trabajo con el mundo musulmán, es mucho más que un vehículo de campaña, y seguramente ha ayudado a Scola a incrementar sus credenciales internacionales.   Continuación...