11 de marzo de 2013 / 13:22 / hace 4 años

Cónclave en el Vaticano: el sigiloso final de campañas no explícitas

6 MIN. DE LECTURA

Por Tom Haneghan

CIUDAD DEL VATICANO, 11 mar (Reuters) - El cónclave para elegir a un Papa en la Iglesia Católica es la dramática etapa final de un proceso electoral sigiloso que suele comenzar semanas, meses e incluso años antes.

Algunos de los 115 cardenales que ingresarán a la Capilla Sixtina para la elección a partir del martes han sido "papables" -posibles Papa- por años. Otros nombres, en cambio, han surgido recién desde que Benedicto XVI anunció el 11 de febrero que renunciaría al cargo.

Todos ellos, ya sea que busquen el puesto o estén menos deseosos de convertirse en el líder de los 1.200 millones de feligreses, estarán sujetos a la misma dinámica impredecible, que convierte a los cónclaves en una de las elecciones más misteriosas del mundo.

El arzobispo Piero Marini, maestro de ceremonias del cónclave del 2005, fechó esta vez el comienzo de la campaña pre-electoral el 28 de febrero, cuando vio que los cardenales conversaban en pequeños grupos luego de la despedida de Benedicto en el Vaticano.

"Ahí es cuando comienza la preparación para el nuevo Papa", dijo a periodistas mientras explicaba los rituales del cónclave la semana pasada.

El teólogo italiano Massimo Faggioli dijo que uno de los principales candidatos, el cardenal de Milán Angelo Scola, se había preparado por años. Mencionó a Oasis, una red de diálogo cristiano-musulmán que Scola lanzó en el 2004, como una plataforma que ha impulsado sus posibilidades.

"Scola es muy inteligente y ha construido su campaña para este cónclave muy cuidadosamente", señaló Faggioli. "Ahora es mucho más conocido internacionalmente que los otros italianos", agregó.

Oasis, una fundación con sede en Venecia respetada por su trabajo con el mundo musulmán, es mucho más que un vehículo de campaña, y seguramente ha ayudado a Scola a incrementar sus credenciales internacionales.

Poder en Las Sombras

Todos los cardenales negarían estar haciendo campaña para una elección que creen que está guiada por el Espíritu Santo. Andar manifiestamente en busca de votos es la mejor forma de hacer que los electores se pongan en contra de un candidato.

En cambio, un cardenal ambicioso participa de los sínodos del Vaticano para mezclarse con otros prelados, visita a colegas regularmente y da sermones que muestran su inteligencia y sus capacidades comunicacionales. Cierta publicidad regular también es aconsejable.

Una vez que un Papa muere o se retira, los "grandes electores" surgen para promover discretamente a candidatos en encuentros previos al cónclave que se denominan congregaciones generales, en las cuales los cardenales se reúnen para debatir el futuro de la Iglesia y buscar al hombre que pueda conducirla.

Generalmente, los cardenales que no están en carrera por sí mismos actúan como "el poder en las sombras" para captar votos en conversaciones informales al margen de estas reuniones, durante cenas en sus restaurantes favoritos en Roma y en los descansos entre las sesiones de votación durante el cónclave.

Cuando los cardenales se reunieron para su segundo cónclave en 1978 luego de la muerte repentina del Papa Juan Pablo I, Franz Koenig de Viena incentivó a los cardenales de habla germana, y el polaco-estadounidense John Krol a los prelados de Estados Unidos, para que respalden a Karol Wojtyla, quien luego se convirtió en el carismático Papa Juan Pablo II.

El cardenal Joseph Ratzinger tenía el respaldo de los cardenales de la curia en el 2005 y mejoró sus posibilidades al dirigir hábilmente los debates de las congregaciones generales y denunciar "la dictadura del relativismo" en un sermón masivo justo antes de que comenzara el cónclave.

La Causa De Ratzinger

En la Capilla Sixtina, los cardenales rezan, votan y esperan los resultados de la elección. No está permitida ninguna consulta en la Capilla, pero pueden intercambiar opiniones en las comidas, en la residencia detrás de la Basílica de San Pedro donde residen durante el cónclave.

La primera ronda de votación, en la tarde en la que ingresan al cónclave, es como una votación primaria donde los votos se esparcen sobre un amplio rango de candidatos. Algunos son incluso votos de cortesía, para halagar a algún amigo, antes de que comience la votación seria al día siguiente.

Los cardenales juran mantener en secreto lo votado, pero un reporte en la revista italiana Limes luego del cónclave del 2005 indicó que Ratzinger obtuvo 47 sólidos votos en la primera ronda de aquel encuentro, que Jorge Bergoglio de Buenos Aires se quedó con 10 y que el resto se dispersó entre otros nombres.

Los votos comenzaron a cambiar en la segunda ronda de votación a la mañana siguiente, llevando a Ratzinger a 65 y a Bergoglio a 35. Limes dijo que el cardenal argentino contaba con el respaldo de varios de sus colegas alemanes, estadounidenses y latinoamericanos moderados.

La tercera ronda, justo antes del almuerzo, colocó a Ratzinger con 72 votos y a Bergoglio con 40, según Limes, y el cardenal alemán logró los dos tercios necesarios en la cuarta ronda aquella tarde, con 84 votos.

La cifra de votantes de Bergoglio se desplomó a 26 en esa cuarta ronda, lo que indica que algunos de sus electores se pasaron a la causa de Ratzinger. "Algunos aparentemente concluyeron que ése era el camino en el que el Espíritu Santo estaba guiando la elección", dijo un cardenal tras la votación.

Entre muchos de los dichos romanos sobre los papas presagia: "Quien entra a un cónclave como Papa, sale como cardenal". Sin embargo, eso no siembre ha sido verdad.

En 1939, el cardenal Eugenio Pacelli ingresó al cónclave como el amplio favorito y, tras quedarse a un voto en la elección de la segunda ronda, se convirtió en el Papa Pio XII luego de la tercera ronda de votación.

Editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below