8 de marzo de 2013 / 15:43 / hace 4 años

Habitantes de Islas Malvinas desafían reclamo de soberanía de Argentina con un referendo

* Argentina intensifica reclamo por islas controladas por Gran Bretaña

* Pobladores votarán para seguir bajo la soberanía británica

* Buenos Aires dice el referendo es una estrategia publicitaria

* Descubrimiento de petróleo potenció la tensión diplomática

Por Helen Popper

BUENOS AIRES, 8 mar (Reuters) - Los habitantes de las Islas Malvinas, que están bajo control británico desde el siglo XIX, votarán el domingo en un referendo que busca hacer frente al creciente reclamo de soberanía de Argentina.

A 31 años de una guerra entre el Reino Unido y Argentina por las islas del atlántico sur, el aumento de las tensiones diplomáticas entre Londres y Buenos Aires inquieta a muchos de los 2.500 habitantes del archipiélago y fortaleció su patriotismo.

Solo 1.649 isleños nacidos en Malvinas (llamadas Falklands por los británicos) y residentes de largo plazo están registrados para votar en el referendo de dos días que comienza el domingo, en el que se les preguntará si quieren seguir siendo una colonia inglesa.

Como se descuenta que la respuesta será de una aceptación casi unánime, Argentina ve a la votación como una mera estrategia publicitaria. Pero muchos pobladores la consideran una oportunidad para que sus voces sean escuchadas.

La casa de apuestas británica Ladbrokes describió el resultado como "la más segura de las apuestas políticas de la historia" y dijo que nadie optó por el "no".

"La gente siente un compromiso con esto, es nuestra oportunidad de pararnos unidos ante algo que nos afecta profundamente", dijo Kerri Jamieson, una isleña nativa dueña de una pequeña empresa, que vende camisetas conmemorativas del evento.

Hasta ahora le compraron unas 50 camisetas con el logo "Nuestras Islas, Nuestra Decisión" y sigue recibiendo pedidos.

Jamieson vive en un asentamiento en la isla Gran Malvina, adonde llevarán una estación de votación móvil por avión para que los escasos residentes puedan votar.

También han aparecido pósters sobre el referendo en la tranquila ciudad de Puerto Argentino -llamada Puerto Stanley por británicos e isleños-, donde viven la mayoría de la población. La oficina postal ha lanzado una línea oficial de sellos postales para recordar la ocasión.

"Para los argentinos, es solo un ejercicio académico. Pero a nosotros nos afecta enormemente", dijo Jamieson.

RELACIONES PÚBLICAS

Los isleños dicen que los comentarios provocadores de la presidenta argentina, Cristina Fernández, y de su canciller, Héctor Timerman, han impulsado el sentimiento nacionalista en las islas, que están a unos 12.700 kilómetros de Londres y a sólo 75 minutos en avión del sur de Argentina.

Las tensiones han ido creciendo por el descubrimiento de recursos petroleros en la cuenca de Malvinas y por las demandas persistentes de Fernández para que Gran Bretaña se siente a negociar la soberanía.

Timerman dijo el mes pasado que el referendo tenía el "espíritu de una campaña de relaciones públicas" y aliados del Gobierno han cuestionado su legitimidad.

"Es un ejercicio casi de autosatisfacción, preguntarles a los británicos si quieren ser británicos (...) Para nosotros parece totalmente sin sentido", dijo el senador Daniel Filmus, quien encabeza el comité de política exterior en el Senado.

El país sudamericano reclama el territorio desde 1833, con el argumento de que lo heredó de los españoles tras la independencia y que el Reino Unido expulsó a la población argentina de las islas.

El reclamo por la soberanía ha sido constante en la política exterior argentina, pero después que el ex dictador Leopoldo Galtieri envió tropas a las Malvinas en abril de 1982, y recibió a cambio una rápida respuesta de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, hubo períodos en que las relaciones mejoraron.

La guerra, en la que murieron 650 argentinos y 255 ingleses y que terminó con la rendición de Argentina 74 días después, es recordada en el país austral como un humillante error de una dictadura desacreditada. Y hoy nadie pide una acción militar.

"No existe ninguna posibilidad, ni hoy, ni mañana, ni nunca, que Argentina busque una solución diferente que no es la diplomacia y la paz porque Argentina es un país de paz y democracia", dijo Filmus.

IDENTIDAD SEPARADA

Más de tres décadas después del conflicto bélico, las frías y ventosas islas permanecen como un fuerte símbolo nacional en el país sudamericano.

Desde estadios de fútbol hasta pizzerías llevan el nombre Malvinas y su contorno es visible en grafitis callejeros y escudos utilizados por veteranos de la guerra. Muchos de ellos apoyan el método de reclamo del Gobierno por la soberanía.

"Esta situación colonial es insostenible en el siglo XXI", dijo Mario Volpe, un veterano de la ciudad de La Plata.

Los reclamos por soberanía unen incluso a oponentes políticos en Argentina, pero hay una crítica creciente sobre el estilo confrontativo de Fernández.

"Hoy estamos peor que nunca, el mejor momento que tuvimos fue en los 90, pero en 10 años no se puede establecer una política de Estado, hace falta 20 o 30 años", dijo Andrés Cisneros, que era el vicecanciller durante una época de "tregua" en las relaciones con los isleños en la década de 1990.

Dijo que el referendo "le va a dar al Gobierno nacional más motivos para profundizar la política de hostilidad que tiene con Londres, por lo que los principales beneficiarios son los ingleses".

Sin embargo, Cisneros fue crítico del referendo y aseguró que la disputa por la soberanía es un tema bilateral que debe ser resuelto entre Londres y Buenos Aires.

Ese argumento es rechazado por los isleños, algunos de los cuales son descendientes de ingleses que llegaron hace ocho o nueve generaciones al archipiélago.

"Sentimos que eso nos da una identidad separada", dijo John Fowler, subeditor del diario semanal de las islas, el Penguin News. "No estamos más implantados que la mayoría de la gente en Argentina (...) Como ellos, somos una sociedad de inmigrantes".

La mayoría de los isleños dicen que no esperan que Fernández preste atención al resultado del referendo, que será anunciado aproximadamente a las 2300 GMT el lunes.

Su mayor esperanza es lograr apoyo global.

"Esto no es sobre Argentina, esto no es sobre el Reino Unido, esto es sobre nosotros, los isleños, nuestro país", dijo Gavin Short, uno de los ocho miembros electos de la asamblea de las islas.

"Nosotros somos los que importamos", concluyó. (Con reporte adicional de Juan Bustamante; traducido al español por Juliana Castilla y editado por Nicolás Misculin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below