5 de marzo de 2013 / 23:33 / en 5 años

ACTUALIZA 2-Hugo Chávez muere por un cáncer y termina una era en Venezuela

* Chávez pierde batalla de 20 meses contra el cáncer

* Autoridades desplegarán dispositivo de seguridad para garantizar la paz

* Ministro de Defensa dice militares respaldan a Maduro (Actualiza con detalles, contexto)

Por Mario Naranjo y Marianna Párraga

CARACAS, 5 mar (Reuters) - El presidente venezolano, Hugo Chávez, falleció el martes tras batallar por casi dos años contra el cáncer, en un desenlace que conmociona al país y abre las puertas a unas elecciones que pondrán a prueba la supervivencia de su revolución. Tenía 58 años.

La muerte del líder socialista que gobernó por 14 años se produjo apenas dos semanas después de haber retornado a su país tras una larga hospitalización en Cuba, donde fue operado cuatro veces tras la detección de un tumor en la zona pélvica en el 2011 que marcó el inicio de un proceso que tuvo al país en vilo.

El anuncio que cerró una era en Venezuela estuvo a cargo del vicepresidente Nicolás Maduro, elegido por Chávez como su heredero político poco después de una reunión entre la cúpula política y militar.

“Recibimos la información más dura y trágica que podamos transmitir. A las 4.25 de la tarde de hoy 5 de marzo ha fallecido el presidente Hugo Chávez Frías”, dijo Maduro con la voz quebrada y lágrimas en los ojos desde el Hospital Militar de Caracas.

Apenas se conoció la muerte del militar retirado, en un bastión opositor del este de Caracas se escucharon bocinas, Que contrastaron con la imagen de la plaza Bolívar, donde un grupo de personas conmocionadas por la noticia cantaban el himno nacional.

El tránsito en la ya de por sí caótica capital colapsó de inmediato y había problemas para comunicarse por teléfono.

“Los que mueren por la vida, no pueden llamarse muertos y a partir de este momento he prohibido llorarlo”, dijo tajante Maduro antes de terminar su mensaje.

El vicepresidente hizo un llamado a la paz y la tranquilidad y dijo que la policía se desplegará en todo el país, mientras las Fuerzas Armadas le ofrecieron su respaldo en una alocución a cargo del ministro de la Defensa, Diego Molero, que fue transmitida en cadena de radio y televisión.

Chávez murió a poco de haber ganado su cuarto mandato consecutivo. El cáncer le impidió asumir su cargo y extender por casi dos décadas el modelo socialista que instauró basado en la enorme renta petrolera local, que le otorgó una gran popularidad entre los sectores más desfavorecidos.

“No tengo palabras. Eternamente, GRACIAS! Fuerza! Debemos seguir su ejemplo. Debemos seguir construyendo PATRIA! Hasta siempre papito mío!”, escribió su hija María Gabriela en su cuenta de Twitter.

TRANSICION

La Constitución establece que debieran convocarse a nuevas elecciones en 30 días a partir de la muerte o inhabilitación de un gobernante electo, lo que serían una inédita prueba para el movimiento creado por Chávez en la polarizada atmósfera política del país.

También será un reto para el vicepresidente Maduro, quien hizo un llamado a la unidad de las heterogéneas corrientes oficialistas, que incluyen desde militares hasta radicales de izquierda, todas alineadas detrás de la figura de Chávez.

Pero Maduro no hizo mención al proceso de transición.

La muerte de Chávez pone a la nación de 29 millones de habitantes nuevamente en la encrucijada -como en los comicios de octubre- entre continuar con su revolución socialista o moderar la marcha. Pero esta vez sin el hombre fuerte de los últimos años.

Antes de volar a La Habana para su última operación en diciembre, cuando desapareció del ojo público casi por completo, Chávez designó a Maduro como su heredero político y pidió a los venezolanos que voten por él para continuar su obra.

Maduro, un ex conductor de autobús y sindicalista de 50 años tendrá la responsabilidad de liderar la transición de la fuerza chavista y asegurar su supervivencia. Y probablemente deba hacerlo ante Henrique Capriles, la figura que lucha por mantener unidas a las distintas líneas opositoras.

En las elecciones de octubre, Capriles encabezó una heterogénea fuerza de una treintena de partidos de oposición y consiguió 6,5 millones de votos, frente a los 8,5 millones de Chávez.

Adorado por sus seguidores en un culto casi religioso, Chávez era denostado por sus críticos que lo veían como un jefe de Estado autócrata, arbitrario y proclive a hacer un culto a su propia personalidad. (Reporte adicional de Patricia Vélez, Andrew Cawthorne y Girish Gupta. Editado por)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below