RPT-ENTREVISTA-La Niña perjudicará a la soja y al maíz de Argentina en 2013/14: experto

lunes 4 de marzo de 2013 16:01 ART
 

(Repite para ajustar tabulación)
    * Clima seco afectará los rendimientos de la soja y el maíz
en la próxima campaña
    * El trigo y el girasol podrían beneficiarse por las
condiciones de los suelos
    * Inestabilidad del clima será la mayor preocupación para
agricultores

    Por Nicolás Misculin
    BUENOS AIRES, 4 mar (Reuters) - El fenómeno climático La
Niña, que asoló con una sequía a los cultivos de Argentina en la
temporada pasada, volverá a afectar al país en la próxima
campaña 2013/14, aunque con efectos moderados sobre la soja y el
maíz, señaló el lunes un experto en agroclimatología.
    Como la escasez de lluvias será leve y llegará tras una
temporada 2012/13 muy húmeda, las cosechas de soja y maíz serán
relativamente buenas, mientras que los cultivos de invierno como
el trigo y el girasol alcanzarían rendimientos récord en
Argentina, uno de los mayores exportadores mundiales de granos.
    "En esta campaña va a haber una Niña débil. Normalmente La
Niña produce sequía primaveral (en Argentina), hasta enero. Con
un fenómeno débil uno puede imaginarse que las lluvias estarán
bien a lo largo del año pero que pueden fallar desde octubre
hasta mediados de enero próximo", dijo a Reuters Eduardo Sierra,
asesor climático de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.
    "La producción de soja podría estar entre 46 y 47 millones
de toneladas y la de maíz en 23 millones", añadió el experto,
que es ingeniero agrónomo y docente en la Universidad de Buenos
Aires.
    La Niña, el fenómeno contrario de El Niño, consiste en una
aceleración de los vientos ecuatoriales (alisios) que provoca un
enfriamiento del Pacífico del Ecuador, fuertes lluvias en India,
China, Australia y el sur de Africa; y sequías en Argentina,
Uruguay y el sur de Brasil.
    
 
    Los pronósticos del climatólogo se conocen cuando recién
comienza en Argentina la recolección de la soja y el maíz de la
temporada 2012/13, que, pese a recibir amplias lluvias gracias
al fenómeno El Niño, sufrirán pérdidas de rendimientos por una
repentina y extensa sequía que ocurrió a comienzo de este año.
    Para el actual ciclo agrícola, la Bolsa de Cereales de
Buenos Aires estimó las cosechas de soja y maíz en 48,5 y 25
millones de toneladas, respectivamente. Argentina es el
principal exportador mundial de aceite y harina de soja y el
tercero de granos de la oleaginosa y de maíz.
    La campaña 2012/13 terminará sin sobresaltos climáticos, a
excepción de algunas tormentas y heladas locales, dijo el
experto.
    De acuerdo con Sierra, el mayor problema que enfrentarán los
cultivos en el próximo ciclo no será la escasez de lluvias, sino
la inestabilidad climática que, al igual que durante el ciclo
2012/13, podría generar meses de fuertes lluvias y otros de
clima extremadamente seco.
    "Puede haber meses con inundaciones y otros muy secos y
cálidos, como ahora con este Niño. La evolución de los cultivos
va a depender de la variabilidad de las lluvias. Si las lluvias
de la campaña 2013/14 fueran uniformes, sería una campaña
óptima", afirmó.
     En la temporada 2011/12, la escasez de lluvias generada por
La Niña dio por resultado una cosecha de apenas 40,1 millones de
toneladas de soja y de 21 millones de toneladas de maíz en
Argentina.
    Sin embargo, en esa ocasión La Niña llegó tras una temporada
de clima seco producida por el mismo fenómeno, lo que empeoró
las condiciones de humedad de los suelos para los cultivos.
    Actualmente, la humedad de los suelos es buena, lo que
permitiría incluso que cultivos como el trigo, que comienza a
sembrarse en mayo, logren sus máximos rendimientos históricos.
    "Para el trigo están dadas las condiciones para alcanzar el
récord de 16 millones de toneladas (logrado en la campaña
2007/08), si es que el Gobierno lo permitiera", finalizó Sierra.
    El Gobierno argentino mantiene restringidas las
exportaciones de trigo y de maíz con el fin de garantizar la
oferta doméstica de cereales, lo que en las últimas temporadas
ha disuadido a muchos agricultores de sembrar esos cultivos.

 (Editado por Damián Wroclavsky)