1 de marzo de 2013 / 19:05 / hace 5 años

ACTUALIZA 1-Kerry corteja a Europa, su viejo amor

(Actualiza con detalles, agrega autor)

Por Arshad Mohammed

ROMA, 1 marzo (Reuters) - En su primer viaje al exterior como secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry sedujo a los europeos con su aptitud para los idiomas, sus reminiscencias irónicas sobre paseos en bicicleta por Berlín Oriental a los 12 años y su evidente afición por Francia y su cocina.

Lo que quedó menos claro fue el grado de influencia que tendría el principal diplomático de Washington sobre la política de Estados Unidos en el exterior y si el presidente Barack Obama permitirá que Kerry haga cambios sustanciales.

“Acabamos de terminar uno de esos almuerzos franceses maravillosos que han traído a los estadounidenses a París desde hace siglos”, dijo Kerry, hablando en francés y suscitando risas al comienzo de una conferencia de prensa en un salón ornamentado en Quai d‘Orsay.

Hablando todavía en francés, agregó: “Ahora hablaré en inglés, porque si no, no podré volver a casa”.

Con su aire distinguido, el ex candidato presidencial habló con facilidad, y sin traspiés, en inglés sobre problemas de política exterior, desde las Islas Malvinas, pasando por el programa nuclear de Irán, a la guerra civil de Siria y las elecciones no concluyentes de Italia.

Si bien el viaje proporcionó pocas claves sobre el grado en que Kerry influirá en Obama, los analistas señalaron su familiaridad con los problemas y su amistad con funcionarios extranjeros debido a sus 28 años en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense.

“Es un peso pesado de la política. Es importante que haya sido candidato presidencial. Está claro que al final Obama decide la dirección principal de las políticas de Estados Unidos, pero eso siempre fue así”, dijo Ruprecht Polenz, jefe del comité de relaciones exteriores del Bundestag, a Reuters en Berlín.

“Estados Unidos siempre fue una potencia del Atlántico y el Pacífico. Por lo que el temor a que podría alejarse de Europa era y es falso”, agregó el jefe del comité, diciendo que se reunió varias veces con Kerry en la Conferencia de Seguridad de Múnich, que se lleva a cabo cada año.

“Pero Kerry es alguien que tiene un oído particularmente abierto para los europeos”, dijo Polenz.

La habilidad de Kerry para hablar en francés fue un problema en las elecciones presidenciales del 2004 en Estados Unidos, alimentando la imagen de que el demócrata era un elitista adinerado, aprovechada por su oponente republicano, George W. Bush. Como diplomático, es una ventaja evidente.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, como para no ser superado, se expresó a veces en inglés durante la conferencia de prensa, un acto extraordinario para un ministro galo hablando en París.

KERRY, UN ESTRATEGA

En Londres, Kerry evitó diplomáticamente ofender a las autoridades británicas cuando reafirmó la política estadounidense sobre las Islas Malvinas y no dijo nada sustancial en público sobre el rol de Gran Bretaña en la Unión Europea.

“Kerry es un estratega de política exterior muy experimentado, así que nada de esto lo sorprende o es nuevo para él. Es bien conocido por las figuras principales y los círculos de política exterior en Europa”, señaló Stefan Halper, director de Estudios Americanos en el Departamento de Políticas y Estudios Internacionales en la Universidad de Cambridge.

Consultado por las Islas Malvinas, tema respecto al cual Kerry reiteró la posición de Washington reconociendo la administración de facto de Gran Bretaña pero sin tomar postura sobre su soberanía, Harper expresó: “Sigue los pasos de una elegante secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien era querida por todos, así que son unos zapatos difíciles de usar”.

“Pero creo que lo manejó bastante bien. Era un asunto delicado”, agregó.

El ex candidato presidencial por los republicanos Mitt Romney ofendió a los británicos cuando visitó Londres en julio pasado al insinuar que la ciudad no estaba lista para realizar los Juegos Olímpicos.

Si Kerry ofendió a alguien, tal vez fue a sus compatriotas.

En una encendida defensa de la libertad de expresión, religión y pensamiento en su país que ofreció el martes en Berlín, Kerry dijo en broma a estudiantes alemanes que “en Estados Unidos tienen el derecho a ser estúpidos, si quieren serlo”. (Reporte adicional de Guy Faulconbridge en Londres, Alexandria Sage en París y Andreas Rinke en Berlín; redacción de Arshad Mohammed. Editado en español por Damián Pérez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below