ENFOQUE-El aura presidencial de la primera dama de Perú

miércoles 20 de febrero de 2013 11:33 ART
 

* Versión multimedia en PDF link.reuters.com/gug26t

Por Patricia Velez y Terry Wade

LIMA, feb 20 (Reuters) - Para algunos es su potencial sucesora y la única figura fuerte del oficialismo peruano para un nuevo período: Nadine Heredia, la esposa del presidente Ollanta Humala.

Mensajera del Gobierno en las provincias pobres del país y dueña de una popularidad que supera a la de su propio marido, tanto sus admiradores como sus críticos la llaman "copresidenta" y le piden que se pronuncie cada vez que ocurre algo relevante en Perú.

Heredia, una telegénica mujer de 36 años, insiste en que el sillón presidencial no figura entre sus planes, y Humala acusa de machistas a los que dicen que tiene demasiada influencia en su gestión.

Pero nadie niega que la primera dama sea una figura política potente, y si se modifica una norma que le prohíbe postular en el 2016, esta madre de tres niños y cofundadora de la fuerza política que encumbró a su esposo podría ser la primera mandataria de la nación.

Identificada con los habitantes del interior, disfruta de liderar eventos que lucen como actos de campaña, donde usualmente se refiere a sus raíces familiares en Ayacucho, una provincia pobre de los Andes peruanos.

A la primera dama se la percibe tan cómoda en las calles como en las portadas de revistas de sociedad en vestidos de diseñadores. Y en muchas ocasiones opaca a su esposo.

Su nivel de aprobación del 60 por ciento supera por 7 puntos al del presidente, según un sondeo de Ipsos Apoyo, un logro nada despreciable si se considera que las políticas económicas en favor de la inversión y los programas sociales han convertido a Humala en el mandatario más popular que ha tenido Perú en años.   Continuación...