PREVIA-UE y Latinoamérica buscan superar sus disputas comerciales en una cumbre

viernes 25 de enero de 2013 18:50 ART
 

* Líderes de UE viajan a Chile para cumbre con países
latinoamericanos y del Caribe
    * Europa busca profundizar los lazos comerciales en la
región
    * Documento final mostrará voluntad por mejorar los negocios

 (Actualiza información, cambia redacción)
    Por Robin Emmott y Alejandro Lifschitz
    SANTIAGO, 25 ene (Reuters) - La Unión Europea intentará este
fin de semana abrir un canal de diálogo con una América Latina
dividida entre seguidores y detractores del libre comercio, en
su búsqueda por robustecer el intercambio entre las regiones y
dejar atrás tres años de crisis económica.
    En una cumbre de jefes de gobierno, los líderes de los dos
bloques prometerán mejorar el clima de negocios, dar seguridad
jurídica a las inversiones y evitar las medidas proteccionistas,
según indica el borrador de la declaración final de la reunión
que se celebrará el sábado y domingo en Santiago de Chile y al
que accedió Reuters.
    "Rechazamos firmemente todas las medidas coercitivas de
carácter unilateral que son contrarias a las leyes
internacionales y las normas de libre comercio comúnmente
aceptadas", dirá el documento suscripto por los mandatarios.
    "Acordamos que este tipo de práctica supone una seria
amenaza contra el multilateralismo", señala en otro pasaje.
    Pero, las ambiciones de la UE y de los países emergentes
latinoamericanos que fomentan el libre comercio -especialmente
Chile, Perú, Colombia y México- por profundizar sus vínculos con
los países desarrollados chocarán con la renuencia de Argentina
y Brasil.
    Los dos países sudamericanos han implementado medidas para
proteger a sus industrias por el temor a una inundación de
manufacturas europeas que no encuentran lugar en sus mercados
domésticos por la crisis.
    Global Trade Alert, una organización que estudia las
prácticas comerciales alrededor del mundo, dice que Brasil es
uno de los 10 países más proteccionistas con 56 medidas
adoptadas desde el estallido de la crisis financiera global a
fin del 2008. En el ranking de medidas discriminatorias, Brasil
aparece detrás de su vecino Argentina.
    Estas trabas, que en algunos casos están siendo evaluadas
por la Organización Mundial del Comercio (OMC), alejan cada vez
más la posibilidad de que la unión aduanera sudamericana
Mercosur, liderada por Argentina y Brasil, logre cerrar un
demorado acuerdo comercial con la UE.
    La reciente adhesión de Venezuela al Mercosur torna aún más
improbable ese acuerdo, debido a su Gobierno rechaza los pactos
de libre comercio con naciones ricas.
    Una alianza con el bloque sudamericano, que tiene como
socios menores a Uruguay y Paraguay, sería una buena noticia
para la UE, que está a la caza de nuevos mercados para superar
su profunda crisis económica.  
    Una serie de recientes nacionalizaciones ordenadas por los
gobiernos de izquierda de Buenos Aires y La Paz contra activos
españoles tensaron aún más relaciones y provocaron fuertes
críticas desde Bruselas.
    El contingente europeo estará encabezado por la canciller
alemana Angela Merkel y el jefe de Gobierno español Mariano
Rajoy. 
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
>Gráfico comercio A.Latina-UE:link.reuters.com/fed55t
>Gráfico inversión UE en A.Latina:link.reuters.com/ged55t
^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^
    A pesar de las dudas y las persistentes disputas por los
subsidios europeos a sus agricultores, Brasil propondrá en la
cumbre relanzar las negociaciones comerciales entre la UE y el
Mercosur, iniciadas en 1995, según dijo a Reuters una fuente del
Gobierno brasileño.
    La incertidumbre respecto de la salud del presidente
venezolano Hugo Chávez, quien sufre de cáncer, sobrevolará la
reunión de dos días, cuyo objetivo es profundizar los lazos
comerciales de Europa con una región que fue poco afectada por
el freno económico mundial.
    Chávez no ha sido visto en público desde que lo operaron de
cáncer en Cuba hace seis semanas y no logró estar presente en su
propia juramentación para un nuevo mandato de seis años.
    La estabilidad del país petrolero preocupa a muchos
funcionarios y diplomáticos que asisten a la cumbre.

    LATINOAMERICA, DIVIDIDA
    Desde que los legisladores de la UE aprobaron pactos de
libre comercio con Colombia, Perú y seis países centroamericanos
en diciembre, la división entre los defensores del libre
comercio y los escépticos se profundizó en Latinoamérica.
    Chile, Perú, Colombia y México lanzaron la Alianza del
Pacífico para fomentar el libre intercambio, en abierta
contradicción con el modelo de desarrollo del Mercosur y el
grupo de países izquierdistas latinoamericanos concentrados en
la Alianza Bolivariana para las Américas, que incluye a dos de
los principales socios de Venezuela, Bolivia y Cuba.
    Algunas voces advirtieron que la Alianza del Pacífico debe
evitar dividir a la región.
    "La alianza tampoco puede hacerse de espaldas al Mercosur y
a Brasil. Es importante que esto no signifique un eje de
división. Es importante que la región encuentre formas mucho mas
interesantes de poderse articular", dijo la jefa de la CEPAL,
Alicia Bárcena, tras reunirse en Santiago de Chile con el
presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.
    La mala relación de Argentina con Bruselas es otra valla. 
    La presidenta del país sudamericano, Cristina Fernández,
nacionalizó en mayo pasado a la petrolera YPF, hasta
entonces en manos de la española Repsol, para usarla
como una herramienta que ayude a sacar al país de una crisis
energética.
    "En economía, la seguridad y la confianza es un elemento
capital para que haya inversión", dijo Rajoy en una rueda de
prensa con el presidente chileno, Sebastián Piñera, en una
referencia a las nacionalizaciones. 
    "El Gobierno de España tiene derecho (...) a que, cuando las
cosas se han hecho bien y cuando se han cumplido y se les ha
dado unas condiciones el gobierno a las empresas y los
particulares, a que éstas sean respetadas, en cualquier caso
estamos dispuestos a hablar", explicó.
    Argentina se ha negado a negociar una indemnización por la
expropiación del 51 por ciento de YPF, valorado por Repsol en
unos 10.000 millones de dólares.
    En diciembre, la UE pidió a la Organización Mundial del
Comercio que obligue a Argentina a dar marcha atrás a una serie
de barreras proteccionistas que levantó para frenar el ingreso
de importaciones. 
    El comercio entre la Unión Europea y Latinoamérica se ha más
que duplicado en la última década para alcanzar unos 200.000
millones de euros (280.000 millones de dólares) el año pasado, y
Europa es el principal inversor extranjero en América latina y
el Caribe.
    Pero, también hay una gran disparidad económica entre las
regiones. El Producto Interno Bruto de la Unión Europea es tres
veces mayor, con 17,6 billones de dólares.

 (Reporte adicional de Fabián Cambero y Felipe Iturrieta en
Santiago, Andrew Cawthorne en Caracas, Fiona Ortiz en Madrid y
Esteban Israel en San Pablo. Editada en español por Silene
Ramírez)