21 de enero de 2013 / 18:33 / en 5 años

ENFOQUE-Tradición peruana en la mira ante el declive de los cóndores andinos

Por Mitra Taj

LIMA, 21 ene (Reuters) - Atar un cóndor gigantesco en el lomo de un toro es la atracción principal de una festividad andina celebrada en Perú, pero algunos temen por el futuro de esta ave en peligro de extinción y afirman que es hora de prohibir esta tradición.

Un proyecto de ley presentado este mes en el Congreso busca desacelerar lo que científicos y ecologistas describen como un declive preocupante en la población del cóndor andino en Perú, una de las aves voladoras más grandes del planeta.

Los cóndores, que utilizan sus alas de tres metros para volar en forma ininterrumpida por horas por corrientes cálidas, han sido por miles de años clave en la cultura andina.

El proyecto de ley, presentado por un legislador y apoyado por funcionarios locales en una provincia famosa por sus cóndores, contempla el inicio de un programa de conservación, declarar al cóndor como patrimonio nacional y sentenciar con entre tres a cinco años de prisión al que capture o mate a esas aves.

El plan pone la mira específicamente en el tradicional festival “yawar”, aunque no hay estadísticas disponibles ni evidencia científica sobre si los cóndores resultan afectados en esta celebración.

En una especie de corrida de toros andina, el ritual involucra atar a un cóndor, que representa a los pueblos indígenas, al lomo trasero de un toro salvaje, que representa a los colonizadores.

Si bien es muy pronto para saber si la medida será aprobada en el Congreso, posiblemente genere controversia sobre si proteger al cóndor significará el fin de una tradición peruana que según sus partidarios rinde homenaje al mismo.

En los festivales “yawar”, realizados anualmente en entre dos a tres decenas de pueblos en los Andes del sur peruano, las personas hacen turno para correr frente al toro enfurecido por tener al cóndor en su lomo.

Los participantes dicen que protegen a los cóndores antes de liberarlos del toro, dado que el que salga herido o muerto presagia mala suerte para toda la población.

Uno de los autores del proyecto de ley, Elmer Cáceres, alcalde de la provincia de Caylloma en la montañosa región de Arequipa, dijo que esa opinión es ingenua.

“Es una tradición enfermiza, le rompen el ala, lo pisotean, lo atan a un toro que salta para sacárselo, y si no mueren allí se muere traumado en otra parte. Deberían prohibirlo y meter a esta gente en la cárcel”, sostuvo Cáceres.

A Yuri Ortiz de Zevallos, alcalde del distrito de Cotabambas en la región de Apurímac, también le preocupa el declive en la población de cóndores.

“Cuando era joven y poníamos la carnada podíamos ver unos 20 30, 40 cóndores, ahora vienen de 5 a 10”, afirmó.

Pero consideró que los festivales “yawar” están siendo puestos en la mira en forma injusta. “Nunca he visto un cóndor morir en un festival yawar”, acotó.

HABITAT PERDIDO

La supervivencia del cóndor en Perú también es amenazada por la reducción de su hábitat a causa del desarrollo, incluyendo grandes proyectos mineros en los Andes y el tráfico de su plumaje y partes del cuerpo.

Asimismo, actualmente, la menor cantidad de ganado disponible se pierde o muere, reduciendo el suministro de carroña para esta ave.

No hay disponible una cifra confiable de cuántos cóndores viven en los Andes peruanos y científicos dicen que tampoco han sido realizados estudios exhaustivos en esta región.

José Antonio Ochoa, biólogo en el sur del país que trabaja en la Frankfurt Zoological Society, dijo que toda la evidencia sugiere una caída alarmante en Perú y estimó la población actual en no más de 500.

El Ministerio de Cultura ha declarado a por lo menos un festival anual “yawar” como parte del patrimonio cultural del país, y la ley, de ser aprobada, confligiría con otras leyes peruanas diseñadas para proteger la diversidad cultural.

“Todo es el producto de conservacionistas exagerados que no tienen ningún respeto por las tradiciones de nuestros pueblos, que son fuentes de vital importancia para la conservación de su identidad cultural”, dijo Juan Ossio, ex ministro de Cultura y antropólogo de la Pontificia Universidad Católica de Perú.

Pero Perú Antitaurino, un grupo en favor de los derechos de los animales que busca prohibir las corridas de toro, dijo que los festivales “yawar” podrían exterminar al animal que es tan importante en la cultura andina.

Los cóndores han sido criaturas exaltadas a lo largo de los Andes desde antes del imperio incaico.

Una figura de 135 metros de un cóndor es una de las famosas Líneas de Nazca, gigantescos jeroglíficos de misterioso origen ubicados en el desierto peruano desde hace más de 1.500 años.

Asimismo, las ruinas de Machu Picchu contienen un petroglifo de un cóndor en vuelo, considerado por algunos como el antiguo altar de un templo de sacrificios.

Muchas comunidades quechuahablantes consideran al cóndor sagrado.

“El cóndor es el Dios de los Andes (...) antes de cazarlo, no es simplemente ir y matar a un caballo y ya viene el cóndor, sino que hay que hacer pagos a la tierra Y tienes que comunicarte espiritualmente con el apu, con el cóndor, explicarle lo que deseas”, precisó Ortiz de Zevallos.

PROGRAMAS DE REPRODUCCION

Los cóndores andinos, que pueden volar más de 160 kilómetros en un solo día, solían estar conectados a través de los Andes desde Argentina hasta Venezuela en una única población.

Dado que los grupos fragmentados ya no interactúan, en el largo plazo corren el riesgo de caer en un “cuello de botella” genético, en el que la reproducción resulte en defectos como infertilidad.

Michael Mace, un especialista de aves en San Diego Zoo Safari Park, dijo que Perú podría beneficiarse de un programa de reproducción en cautiverio.

Estados Unidos inició a fines de la década de 1980 un exitoso programa de reproducción en cautiverio con el cóndor californiano, una especie diferente y levemente más pequeña, luego de que la población se redujo a apenas 22. Actualmente, la población asciende a más de 400, con más en libertad que cautivos.

Científicos en San Diego Zoo Safari Park y sus socios dicen que han liberado exitosamente cóndores andinos en otros países sudamericanos.

Al menos 12 han sido liberados en Venezuela, donde habían estado extintos desde 1965, y 74 en Colombia.

Ochoa dijo que desde hace tiempo se requieren de investigaciones serias y de un programa de conservación en Perú.

El y sus colegas están buscando fondos para un programa de un año para realizar un censo y colocar dispositivos de rastreo en cóndores con el fin de determinar cuántos quedan y la mejor manera de detener su declive.

“Creo que debemos acostumbrarnos a hacer decisiones basadas en hechos (...) sería prematuro aprobar leyes cuando ni siquiera sabemos cuántos hay”, dijo Ochoa.

Cáceres, en cuya provincia se sacrifican burros todas las semanas para que sean comidos por los cóndores, dijo que puede que no quede mucho tiempo.

El funcionario estimó que el Cañón del Colca, un destino turístico dos veces más profundo que el Cañón del Colorado, alberga a sólo 25 cóndores, una fracción de lo que había hace unos años. (Reporte de Mitra Taj. Editado en español por Silene Ramírez.)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below