Lluvias alivian sequía EEUU en algunas zonas, llanuras siguen sufriendo

jueves 17 de enero de 2013 19:46 ART
 

Por Carey Gillam

17 enes (Reuters) - Una serie de lloviznas ayudó a aliviar la situación en partes de Estados Unidos la última semana, pero la sequía se expandió levemente en partes de los Grandes Llanos, de acuerdo a un reporte emitido el jueves.

Las autoridades en el centro-norte de Oklahoma declararon el estado de emergencia debido a las bajas condiciones récord de los reservorios, y los intereses públicos y privados a lo largo del centro de Estados Unidos -la región más afectada-, estaban examinando medidas para tratar de hacer frente a la sequía.

Aproximadamente el 58,87 por ciento del territorio continental de Estados Unidos experimentaba al menos una sequía "moderada" al 15 de enero, una mejora respecto al 60,16 por ciento una semana antes, de acuerdo al reporte "Drought Monitor" difundido el jueves por un consorcio de expertos climatológicos federales y estatales.

Pero la sequía severa alcanzó al 87,25 por ciento de los Grandes Llanos, un aumento respecto al 86,20 por ciento de la semana anterior, y el 61,27 por ciento de la región clasificaba como de sequía extrema, un incremento respecto al 60,25 por ciento.

El 100 por ciento de las tierras de Kansas, Colorado, Nebraska y Oklahoma estaba sumido en una sequía severa o en una condición peor, según Drought Monitor.

Si bien los Llanos continuaban resecos, las porciones del sur del centro de Estados Unidos recibieron fuertes lluvias durante los últimos siete días.

La sequia de Estados Unidos, considerada la peor en 50 años, continúa agobiando a los cultivos de invierno -como el trigo rojo duro de invierno- y ha generado problemas de transporte a lo largo de los ríos del centro del país para una serie de materias primas.

Precipitaciones de 300 a 450 milímetros, de tres a cinco veces más que lo normal, son necesarias en el cinturón occidental del maíz para aliviar la condición de la tierra tras la sequía del verano boreal pasado, según Don Keeney, experimentado meteorólogo agrícola del servicio climatológico Cropcast.

El clima extremo del verano pasado confinó a dos tercios de la masa de tierra de Estados Unidos continental a una severa sequía, cortando la producción de la mayor cosecha, el maíz, un 27 por ciento respecto a las estimaciones a principios de la temporada. (Reporte de Carey Gillam en Kansas City; editado por Hernán García)