Uruguay asume responsabilidad por asesinato de dictadura

miércoles 21 de marzo de 2012 19:19 ART
 

MONTEVIDEO, 21 mar (Reuters) - El Estado uruguayo asumió el miércoles la responsabilidad por la muerte de la nuera del poeta argentino Juan Gelman, desaparecida en 1976 durante la dictadura militar, acatando una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

María Claudia García de Gelman, quien desapareció junto al hijo del escritor a los 19 años en Buenos Aires cuando estaba embarazada de ocho meses, fue trasladada a Montevideo y llevada a un centro clandestino de detención.

Su cuerpo no ha sido hallado pero su hija Macarena nació en cautiverio y fue entregada a una familia adoptiva vinculada a los militares que gobernaron el país entre 1973 y 1985.

El presidente uruguayo, José Mujica, dijo que reconoce la responsabilidad por la desaparición forzada "en el marco de los principios de continuidad y sucesión del Estado, independientemente del ámbito temporal y material en que ocurrieron los hechos".

Mujica es un ex guerrillero que fue torturado por la dictadura y sufrió condiciones infrahumanas de detención.

"Este acto fue conmovedor, muy reparador, porque además debemos asistir a una especie de paradoja histórica que es que el presidente de la República, víctima de la dictadura militar, tuvo que reconocer en nombre del Estado (...) la responsabilidad de sus victimarios. Para esto hace falta coraje moral", indicó el poeta argentino, ganador del Premio Cervantes en el 2007.

La nieta del poeta conoció su verdadera identidad a los 23 años y en el 2010 entabló una demanda contra el Estado uruguayo por su secuestro y por la desaparición de su madre.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos falló a su favor en febrero de 2011 y ordenó al Estado uruguayo asumir la responsabilidad por la desaparición, además de imponerle el pago de un resarcimiento económico de unos 500.000 dólares.

"Esto, respecto al capítulo de las reparaciones (de la sentencia) personalmente era lo más sentido y lo más esperado", dijo por su parte Macarena.   Continuación...