20 de diciembre de 2012 / 17:44 / hace 5 años

COLUMNA-Extrayendo hidrocarburos de una Vaca Muerta: John Kemp

* John Kemp es un analista de mercados de Reuters. Las opiniones expresadas son propias

Por John Kemp

LONDRES, 20 dic (Reuters) - El acuerdo que firmó Chevron con YPF para explotar 100 pozos de recursos no convencionales en el yacimiento Vaca Muerta de Argentina confirma que la actividad de exploración y producción se está acelerando en el país, pese a la pelea del Gobierno con Repsol tras la nacionalización de la petrolera este año.

La mayoría de los analistas estimó que la expropiación iba a deteriorar aún más la inversión extranjera en la industria del petróleo y del gas, dejando los grandes recursos de hidrocarburos no convencionales atrapados bajo la tierra.

Pero la magnitud de la ganancia potencial continuó generando un fuerte interés, incluso luego de que Repsol intentara organizar un boicot inversor y amenazara con iniciar acciones legales contra otras compañías que se beneficien de lo que consideran son activos expropiados ilegalmente.

Total, Apache, Exxon Mobil y EOG Resources continuaron la exploración en Vaca Muerta.

CUENCA DE NEUQUÉN

Vaca Muerta es famosa por sus enormes recursos en hidrocarburos no convencionales. La formación contiene 240 billones de pies cúbicos de gas técnicamente recuperable, algo que lo convierte en una de las mayores cuencas de hidrocarburos no convencionales fuera de Estados Unidos.

Depositadas en el suelo de un mar prehistórico, las rocas de esquisto de Vaca Muerta tienen un contenido orgánico total de entre un 3 por ciento, en el sur, hasta un 14 por ciento en el norte, con un promedio del 4 por ciento. Las capas orgánicamente ricas en esquisto tienen un espesor medio de 500 pies (152,4 metros).

Buena parte de esa formación no es térmicamente madura: no está a una profundidad que le permita alcanzar temperaturas lo suficientemente altas como para convertir toda la materia orgánica en petróleo y gas.

No obstante, el área de prospección es de unas 8.500 millas cuadradas (alrededor de 22.000 kilómetros cuadrados), de acuerdo con ARI ("World Shale Gas Resources, abril del 2011, páginas 110-117).

Vaca Muerta también contiene importantes recursos petroleros. En mayo del 2011, YPF anunció que su campo petrolífero Loma de la Lata en Neuquén contenía 150 millones de barriles de hidrocarburos no convencionales.

Los recursos petrolíferos en el área de Vaca Muerta alcanzarían los miles de millones de barriles.

Vaca Muerta, y una formación incluso más profunda, Los Molles, serían la fuente original de las rocas de muchas de las reservas y campos de crudo convencional en la región.

Con la llegada de las perforaciones horizontales y de la fracturación hidráulica, las empresas pueden apuntarle directamente a la producción de Vaca Muerta y Los Molles.

En el 2011, Apache produjo en Argentina unos 9.500 barriles de crudo por día, unos 3.000 barriles de gases líquidos y 209 millones de pies cúbicos de gas natural. El país representa alrededor del 6 por ciento de la producción global de Apache. La firma perforó más de 70 pozos no convencionales en cuatro campos de Neuquén entre el 2008 y el 2011.

PETRÓLEO

Argentina tiene un mercado doméstico grande de gas natural, pero los precios están controlados por el Gobierno.

El programa gubernamental "Gas Plus" permite a las compañías cobrar el gas no convencional extraído a un precio más alto, y ha incentivado nuevas perforaciones de empresas como Apache.

El Gobierno anunció el mes pasado que a los productores de gas se les permitirá cobrar 7,50 dólares por BTU en las nuevas exploraciones, más que el doble del precio actual en Estados Unidos, en una apuesta por atraer más inversión extranjera a los nuevos pozos.

Aún así, la explotación de petróleo es más atractiva para inversores extranjeros que la de gas.

Los precios son más altos y hay mayores conexiones con los mercados internacionales, algo que le permite a los productores maximizar el valor de sus pozos. Es notable que el acuerdo tentativo de Chevron con YPF apunta a la producción petrolera en el campo de Loma de la Lata y en su vecina Loma Campana.

Los enormes campos de hidrocarburos no convencionales de Argentina son demasiado atractivos para dejarse sin desarrollar, sin importar la deteriorada relación del país con tenedores de bonos y con Repsol. Las actividades de exploración y de producción continuarán acelerándose.

Pero las compañías internacionales controlarán el riesgo político manteniendo inversiones pequeñas (Chevron está invirtiendo 1.000 millones de dólares en este momento), y en etapas, de esa manera cada nueva inversión dependerá de que el país cumpla con sus obligaciones en las etapas previas.

El plan de Chevron para explotar 100 pozos de hidrocarburos no convencionales es la indicación más fuerte de que la revolución de fractura que inició en Estados Unidos ha comenzado a exportarse al resto del mundo. (Traducido al español por Juliana Castilla. Editado por Damián Wroclavsky)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below