ENTREVISTA-Cosecha paraguaya soja puede superar meta oficial:Monsanto

sábado 15 de diciembre de 2012 10:00 ART
 

* Gerente de Monsanto ve posible cosecha arriba 8,5 mln tons
    * Mercados mundiales granos, ávidos tras débil cosecha EEUU
    * Paraguay eludió inundaciones que afectaron soja argentina

    Por Hugh Bronstein
    15 dic (Reuters) - La producción de soja de Paraguay, el
cuarto exportador mundial, podría llegar a un récord de 8,6
millones de toneladas este ciclo y superar todas las
proyecciones si el buen tiempo se mantiene las próximas semanas,
dijo el viernes la multinacional de semillas Monsanto.
    A diferencia de su vecino Argentina, donde los rendimientos
de la soja se vieron afectados por meses de lluvias inusualmente
fuertes, Paraguay parece encaminarse a una cosecha récord. 
    Eso sería una buena noticia para los países consumidores,
que sufrieron este año el aumento de los precios a medida que la
sequía castigaba las cosechas de Estados Unidos y Rusia. 
    "Paraguay no se vio afectado por las inundaciones pero hemos
tenido mucha lluvia", dijo a Reuters Fernando Giannoni, gerente
de Monsanto en Paraguay, en una entrevista telefónica.
    Las condiciones de humedad retrasarán ligeramente la cosecha
de soja del ciclo 2012/2013, que suele comenzar en la primera
semana de enero.
    La firma con sede en Estados Unidos espera que Paraguay
produzca un promedio de 2,8 toneladas de soja por hectárea esta
temporada.
    Pero Giannoni dijo que el promedio podría subir a 3
toneladas por hectárea si el tiempo sigue siendo favorable. Esto
aumentaría la cosecha por encima de las 8,4 millones de
toneladas proyectadas por el Gobierno y de la actual estimación
de Monsanto, que es de 8,1 millones de toneladas.
 
    La última cosecha récord en Paraguay fue de 7,4 millones de
toneladas en el ciclo 2010/2011.
    Las cifras son pequeñas comparadas con la producción de
Argentina, el primer exportador mundial de aceite y harina de
soja y el tercer proveedor de porotos de soja, donde la cosecha
2012/2013 llegaría a cerca de 50 millones de toneladas.
    Pero con las existencias mundiales agotándose, los mercados
buscan toda la oferta posible.
    Los futuros de la soja en Chicago subieron un 23 por ciento
en lo que va del 2012.
   
    POLITICAS FAVORABLES 
    El área de siembra de soja en Paraguay se expandió alrededor
de 6 por ciento desde el año 2001, dijo Giannoni, porque los
ganadores se fueron de las zonas más fértiles para dar paso a la
agricultura de alta escala.
    Monsanto estima que en esta campaña la superficie cultivada
de soja será de 2,8 millones de hectáreas.
    A pesar de las quejas de los productores que se han
resistido a pagar regalías a Monsanto por el uso de semillas de
soja genéticamente modificadas Roundup Ready, Giannoni dijo que
Paraguay es una buena apuesta para los inversores ya que todo el
espectro político quiere mejorar la producción.
    Paraguay, que exporta la mayor parte de su soja en semillas,
podría procesar hasta 4 millones de toneladas en aceite y harina
en el 2013, luego de que Archer Daniels Midland, Bunge
 y Louis Dreyfus abran las plantas procesadoras que motan
en el país.
    El ex presidente izquierdista Fernando Lugo, quien tenía una
visión escéptica sobre la soja transgénica, fue destituido por
el Congreso a mediados de este año. 
    La presidencia quedó en manos de Federico Franco, quien
tiene vínculos estrechos con el sector de la soja, hasta que el
país elija a un nuevo líder en las elecciones de abril.
    "El gobierno actual apoya mucho la producción y la
tecnología. Paraguay es un país con reglas claras y una carga
fiscal baja", dijo Giannoni.
    Esto marca una diferencia con Argentina, donde el sector
agrícola mantiene una larga enemistad con la presidenta Cristina
Fernández por sus políticas intervencionistas, que incluyen un
impuesto de 35 por ciento a la exportación de soja.
    "Todos los candidatos para la elección presidencial de abril
están orientados a la producción", dijo Giannoni. "Así que no
veo una amenaza para el clima de negocios", agregó.

 (Reporte adicional de Daniela Desantis; Editado por César
Illiano)