5 de diciembre de 2012 / 21:03 / en 5 años

Inundaciones y hongos avivan miedos sobre precios de trigo de Argentina

* Tormentas en agosto-octubre inundaron campos, humedad persiste

* Algunos analistas dicen estimaciones oficiales son demasiado optimistas

* Bolsa de Rosario ve “gran problema” con la calidad del trigo 2012/13

Por Hugh Bronstein

BUENOS AIRES, 5 dic (Reuters) - La producción de trigo 2012/13 de Argentina será menor a la prevista debido a una baja en la calidad del cereal, mientras los agricultores intentan salvar a sus cultivos de un hongo tóxico generado por los excesos de lluvias.

Tras las amplias tormentas que entre agosto y octubre inundaron vastas regiones agrícolas de Argentina -un exportador mundial líder de granos-, las precipitaciones retornaron a niveles normales, pero los suelos siguen mojados.

Estas son malas noticias para los países importadores que han visto un despegue en los precios del trigo este año y que contaban con una buena cosecha argentina que ayudara a frenar la escalada. En los últimos 11 meses, los precios del cereal subieron un 25 por ciento en el mercado de Chicago.

Las plazas internacionales de granos están considerando el riesgo de temores prolongados sobre la oferta agrícola, que podrían impulsar aún más los precios de los alimentos y profundizar la inflación en naciones que ya enfrentan bajos niveles de expansión económica y altas tasas de desempleo.

La producción agraria de Argentina -el sexto mayor proveedor internacional de trigo- es fundamental para los países importadores en una temporada en que gigantes como Rusia, Estados Unidos y Australia sufrieron graves pérdidas en sus cosechas.

Analistas consultados por Reuters han estimado que los inventarios globales del cereal serán los menores en cuatro años.

El Gobierno argentino proyecta una cosecha de trigo 2012/13 de 11,1 millones de toneladas, por debajo de los 11,5 millones previstos anteriormente.

Pero los agricultores ya recolectaron más del 26 por ciento del área destinada al cereal y los rendimientos han sido bajos, lo que llevó a varios analistas a recortar sus pronósticos de cosecha.

“La producción estará por debajo de los 9,5 millones de toneladas y la calidad del trigo no será buena”, dijo Manuel Alvarado Ledesma, un consultor agrícola con sede en Buenos Aires. “La situación podría empeorar porque se esperan más lluvias”, añadió.

Los agricultores locales necesitan una ventana de días soleados para que las capas superiores de los suelos recobren la firmeza necesaria para permitir el trabajo de campo. No obstante, los meteorólogos prevén que el 60 por ciento del corazón del área productiva reciba entre 100 y 150 milímetros de agua entre el jueves y el viernes.

El Gobierno de Argentina, que aplica restricciones a las exportaciones de trigo y maíz para garantizar el abastecimiento doméstico a precios razonables, ha liberado 6 millones de toneladas del cereal del ciclo 12/13 para su venta externa. El consumo doméstico del país es de otros 6 millones de toneladas.

“Va a haber un problema en términos de exportar los 6 millones (de toneladas) completos que el Gobierno liberó”, dijo Ledesma. “Los precios internacionales de trigo obtendrán un impulso adicional por la escasa cosecha argentina”, agregó.

El trigo argentino ha sido azotado por el hongo Fusarium, que vacía al trigo de sus proteínas. Entre las inundaciones y los hongos, analistas dicen que el golpe al cereal no sólo será cuantitativo sino también cualitativo.

El área de siembra de trigo se redujo el 24 por ciento interanual en esta temporada, a 3,5 millones de hectáreas, debido a que productores se volcaron hacia otros cultivos cuya exportación no tiene tantas regulaciones oficiales.

“No va a haber 6 millones de toneladas de trigo para exportar en esta temporada”, afirmó Gustavo López, director de la consultora Agritrend, que proyecta una cosecha 2012/13 de 9,8 millones de toneladas, desde los 13,2 millones del ciclo previo.

“Las inundaciones han dañado la calidad”, dijo Patricia Bergero, una analista del mercado de granos que trabaja en la Bolsa de Rosario, la plaza de granos más importante del país. “Es un problema grande, cuya magnitud aún está por verse”, añadió.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) pronostica una cosecha argentina de trigo de 11,5 millones de toneladas para esta temporada.

HONGOS EN LOS CAMPOS

El agricultor Rubén Sgalippa dijo que entre el 30 y el 40 por ciento de las tierras de su pequeña finca familiar en el centro de Buenos Aires está inundado.

“Ves mucho Fusarium en los campos”, señaló.

Efectivamente, los rendimientos obtenidos hasta ahora en el cinturón agrícola de Argentina se ubican por debajo de lo previsto, dijo Esteban Copati, un analista de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

No obstante, el especialista señaló que en Buenos Aires -la mayor provincia agropecuaria del país- el cultivo recibió buen clima durante sus etapas centrales de desarrollo.

Alrededor del 44 por ciento del trigo de Argentina se cosecha en el centro y el sur de Buenos Aires. La bolsa espera que esta región alcance buenos rendimientos que compensen las pérdidas en zonas más marginales.

“(Los cultivos en Buenos Aires) sufrieron la incidencia de enfermedades, pero en etapas reproductivas avanzadas, en comparación a otras regiones, en donde el ataque fue mayor y comenzó en etapas tempranas del cultivo”, explicó Copati. (Editado en español por Maximiliano Rizzi)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below