20 de noviembre de 2012 / 13:27 / en 5 años

Gremios opositores en Argentina realizan primera huelga general en una década

* Exigen alzas salariales y la eliminación del impuesto a las ganancias

* Manifestantes cortaban accesos a Buenos Aires y rutas en todo el país

* Gremios industriales no adherían a la protesta

BUENOS AIRES, 20 nov (Reuters) - Sindicatos opositores al Gobierno argentino bloqueaban el martes carreteras y calles, paralizaban el transporte aéreo y terrestre y frenaban las exportaciones clave de granos, en la primera huelga general en casi 10 años para exigir compensaciones para los trabajadores por la alta inflación en el país.

La huelga de 24 horas convocada por la principal central obrera, la peronista Confederación Central del Trabajo (CGT), y la más pequeña Central de Trabajadores Argentinos (CTA) era acatada mayormente entre los gremios de servicios y de empleados estatales.

En cambio, los sindicatos industriales, nucleados en una escisión de la CGT que respalda a la presidenta Cristina Fernández, rechazaron sumarse a la protesta, la primera de su clase desde diciembre del 2002 cuando una feroz crisis económica disparó el desempleo por encima del 21 por ciento.

Los huelguistas exigen una subida del salario mínimo y las asignaciones por planes sociales, la eliminación del impuesto a los ingresos de los asalariados -llamado ganancias- y un alza de las jubilaciones para hacer frente a una alta inflación que economistas privados calculan en un 25 por ciento para este año.

“Tenemos la obligación de poner por delante la necesidad de los trabajadores para que atiendan las demandas que estamos planteando, que es que los jubilados no pueden vivir con lo que ganan, que el salario mínimo no alcanza y que se quite el impuesto a las ganancias”, dijo a Reuters el director general adjunto de la CTA en Buenos Aires, Pablo Spataro.

El Gobierno, que sólo reconoce un incremento en los precios que orilla el 10 por ciento anual, ha calificado a la protesta como una extorsión y ha dicho que está motorizada por las ambiciones políticas de sus líderes.

Los huelguistas cortaban los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires y algunas carreteras en el resto del país. Los hospitales públicos sólo atendían emergencias y los juzgados y escuelas estatales permanecían cerrados en la capital argentina y en la provincia de Buenos aires, que albergan a más de un tercio de la población nacional.

Gremios portuarios paralizaban las actividades en la terminal de Rosario, el principal complejo agroexportador de un país que es uno de los mayores productores de alimentos del planeta.

Algunas entidades rurales que agrupan a pequeños y medianos productores se sumaron a la protesta. Los principales aeropuertos del país registraban pocos vuelos por la adhesión al paro de los gremios aeronáuticos.

La CGT está liderada por el dirigente camionero Hugo Moyano, un ex aliado de Fernández que rompió con el Gobierno luego de las elecciones de octubre pasado en las que la mandataria fue reelecta abrumadoramente gracias a una batería de planes sociales y una economía que prácticamente crece a tasas chinas desde el 2003.

El gremio de los camioneros, con unos 200.000 afiliados, tiene el poder de paralizar desde la recolección de residuos hasta el transporte de combustibles.

Tras las elecciones, la popularidad de la mandataria ha caído unos 30 puntos, a alrededor del 40 por ciento, por la aceleración de la inflación, una economía que se estancó, una veda a la compra de dólares para frenar una fuga de capitales que irritó a la clase media y un estilo combativo que desgastó su relación con sus votantes.

Hace casi dos semanas, cientos de miles de personas salieron a las calles de las principales ciudades argentinas contra el Gobierno en una protesta inédita que fue autoconvocada en las redes sociales.

Pese a la proliferación de reclamos y manifestaciones, el Gobierno continúa ocupando el centro de la escena política argentina casi en soledad debido a la atomización de la oposición en varios partidos que apenas tienen representación en el Congreso. (Reporte de Alejandro Lifschitz, con la colaboración de Jorge Otaola)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below