1 de noviembre de 2012 / 17:09 / hace 5 años

REENVIO-ENFOQUE-Crisis revierte corriente y lleva a españoles a Latinoamérica

(En cuarto párrafo precisa que destino fue México y en párrafo 12 aclara edad a 34 años)

* Latinoamérica ofrece a españoles esperanza de empleo

* Unos 10.000 españoles emigraron a la región en 2011

* Remesas a España en niveles récord

Por Gabriel Stargardter y Paul Day

MEXICO DF/MADRID, 1 nov (Reuters) - El auge económico de España tras adoptar el euro en 1999 la convirtió en tierra de oportunidades para millones de trabajadores latinoamericanos que emigraron al país ibérico.

Pero desde que la década de prosperidad terminó hace cuatro años, muchos de ellos han regresado acompañados de un creciente número de desilusionados españoles que creen que Latinoamérica, con sus economías en desarrollo y un menor costo de vida, tiene más que ofrecer.

Tradicionalmente, los españoles no emigran y son los europeos que menos salen al extranjero a trabajar. Pero con una tasa de desempleo del 25 por ciento, cada vez están más dispuestos a probar suerte en otras tierras.

"Europa está hecha toda una mierda" , dijo Xavi Berdala, ex fotógrafo de 45 años que se mudó desde Barcelona a México para abrir una pizzería.

"La gente la ve ahora (a Latinoamérica) con más respeto, con más posibilidades", agregó.

Aproximadamente, unas 370.000 personas emigraron de España en el 2011, diez veces más que antes de que la economía sufriera el azote de la crisis del 2008-2009.

Aunque cerca del 86 por ciento eran inmigrantes naturalizados que nacieron fuera de España, también hay un creciente número de españoles nativos diciendo "ya basta". Por encima de 50.000 dejaron su país el año pasado, un 80 por ciento más que antes de la crisis.

De ellos, más de 9.000 viajaron a América Latina comparado con 3.600 en el 2006, dijo Jesús Fernández Huertas del organismo español Fedea, basado en cifras de la oficina nacional de estadísticas.

Las razones para irse son claras. La economía de España está en recesión por segunda vez desde el 2009 y la mitad de los residentes menores de 25 años que buscan un empleo no lo encuentran.

Más de una de cada cinco personas viven debajo de la línea de pobreza y los beneficios por desempleo terminan después de 30 meses.

"La situación en España mejoraría hacia el 2018 y ya voy a tener 40 años", dijo Olmo del Paso, un camarógrafo que dejó España este mes para irse a Uruguay después de estar desempleado dos años y verse obligado a regresar a vivir con su madre en el pequeño pueblo de Palencia.

Cuando un hotel en Montevideo le ofreció un puesto de empleado de mantenimiento durante el verano, el hombre de 34 años hizo sus maletas y compró un boleto de ida al país sudamericano.

España proyectó en su presupuesto del 2013 una contracción del 0,5 por ciento, pero la mayoría de los economistas opina que es una visión muy optimista. El Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que la economía caiga un 1,5 por ciento este año y otro 1,3 por ciento en el 2013.

En contraste, el FMI proyecta para el próximo año un crecimiento del 3,9 por ciento para la región de Latinoamérica y el Caribe.

Entre el 2007 y el 2011, el número de españoles nativos que emigró a Chile subió en un 144 por ciento, a México en un 129 por ciento, a Venezuela en un 114 por ciento, y a Brasil -la mayor economía de Latinoamérica- en un 227 por ciento.

Los españoles que se mudaron a Ecuador aumentaron un 467 por ciento. Muchos ecuatorianos que habían emigrado a España para trabajar en la entonces floreciente industria de la construcción, que ahora está en crisis, están regresando, algunos con parejas nacidas en España y sus hijos.

" Es lamentable que los mismos ecuatorianos se estén devolviendo porque esa gente se fue a España como yo me he venido, porque no hay trabajo y se vive mal", di jo Miguel Sánchez, un ex trabajador de la construcción de 42 años que regresó a su país junto con su esposa e hijo en el 2010.

En España, Sánchez estuvo desempleado durante ocho meses luego de la explosión de la burbuja hipotecaria en el 2008. En Ecuador trabaja como guardaespaldas de un empresario en la ciudad de Guayaquil.

Y menos latinoamericanos están emigrando a España. En el 2007, casi 314.000 se convirtieron en residentes legales y para el 2011 el número fue de 119.416, según cifras oficiales.

PRESION INTENSA

España, la cuarta mayor economía de la zona euro y actualmente en el centro de la prolongada crisis de deuda que estremece a Europa, está bajo una intensa presión para reducir su déficit público y demostrarle a preocupados inversionistas que puede ordenar sus finanzas.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy -que asumió en diciembre- ha respondido a la crisis recortando el gasto, lo que ha repercutido en la educación y esquemas de entrenamiento como pasantías respaldadas por el Estado.

Críticos dicen que esas políticas profundizarán la recesión e incluso los optimistas advierten que las cosas empeorarán antes de que empiece a verse luz al final del túnel.

"Desafortunadamente, la mejor solución para los jóvenes desempleados es dejar España", dijo JP Morgan en un reporte.

Algunos han actuado en consecuencia. La mayoría de los que están emigrando de España tienen entre 20 y 40 años.

Desde el 2000, la población española ha mostrado un crecimiento anual sólido, casi totalmente a causa de la inmigración. Pero ese ritmo se desaceleró fuertemente en el 2008 y comenzó a revertirse el año pasado.

Algunas estimaciones sugieren que la población de 46 millones de habitantes de España podría reducirse en un millón para el 2020.

Durante la dictadura de Francisco Franco, que duró desde el final de la guerra civil española en 1936 hasta su muerte en 1975, cientos de miles huyeron de la represión a otros países de Europa o América Latina.

El reciente salto de la emigración española ha llevado a algunos a hacer paralelismos, aunque un poco forzados.

"No puedes llamar a esto un éxodo. No comparado con el nivel de emigración durante los años después de la Guerra Civil y en el final de los sesenta. Pero sí, ha subido de forma muy notable", dijo Fernández Huertas de Fedea.

Grandes pérdidas poblacionales suelen ser dañinas para una economía, pero dado que las perspectivas ya son difíciles, podría ayudar.

"Podría resultar un balance positivo si van a estar mandando remesas a sus familias", dijo Bill Adams, economista internacional senior del banco estadounidense PNC. "Es una extraña reversión de papeles ver a los inmigrantes españoles en Latinoamérica enviando remesas a España", destacó.

Entre el 2007 y el 2011, las remesas enviadas a España por emigrantes crecieron un 7,5 por ciento hasta 5.700 millones de euros.

Nieves Méndez, originaria de Tenerife pero que ahora da clases de baile en Ciudad de México, emigró cuando no pudo conseguir un trabajo mejor que en ventas luego de graduarse.

En las Islas Canarias, su madre y su hermana están desempleadas. Su abuela, quien vive con ellas y recibe una pensión de 200 euros al mes, se ocupa de su tía discapacitada.

"Y yo aquí, haciendo todo lo que puedo para mandarles aunque sea algo, un poquito para estar tranquila porque lo están pasando tan mal", agregó.

1 dólar estadounidense = 0,7716 euros Reporte adicional de Yuri García en Guayaquil y Malena Castaldi en Montevideo. Traducido por Verónica Gómez Sparrowe y Tomás Sarmiento. Editado en español por Luis Azuaje y Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below