Líderes de Argentina y Reino Unido chocan por Malvinas en G20

martes 19 de junio de 2012 16:23 ART
 

BUENOS AIRES, 19 jun (Reuters) - La presidenta argentina, Cristina Fernández, y el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, sumaron tensión el martes a la escalada diplomática que ambos países mantienen por la soberanía de las Islas Malvinas, con una discusión que finalizó con la abrupta partida del líder británico.

El entredicho se produjo en la cumbre del G20 que se desarrolla en México tras una serie de cortocircuitos que Buenos Aires y Londres han mantenido en los últimos meses, después de 30 años de una guerra en la que el Reino Unido se aseguró el control del archipiélago cuya soberanía reclama Argentina.

Según el portavoz argentino, Alfredo Scoccimarro, Cameron se acercó a la mandataria Fernández para agradecerle su apoyo a la creación de un banco central europeo durante la cumbre.

Pero tras un breve diálogo, Cameron la interrumpió "exigiéndole respetar el referendo de los isleños", en alusión al plebiscito recientemente convocado por los habitantes de Malvinas para decidir por cuál país quieren ser gobernados.

Fernández le respondió que "lo que realmente se debía respetar eran las cuarenta resoluciones de las Naciones Unidas y del Comité de Descolonización" que piden retomar el diálogo sobre la soberanía de las islas, contó el portavoz en declaraciones en Los Cabos, México, que fueron recogidas en un comunicado del Gobierno argentino.

La mandataria tenía entre sus papeles las resoluciones de Naciones Unidas (ONU) e intentó entregárselas a Cameron, que no las aceptó y dijo que "no iba a hablar de soberanía", agregó Scoccimarro.

Pese a que Fernández insistió en que sólo quería dialogar, Cameron se retiró del lugar sin el sobre con las resoluciones.

La presidenta argentina acusa al Reino Unido de mantener "enclaves colonialistas" y de negarse a negociar la soberanía de unas islas que están bajo control británico desde la primera mitad del Siglo XIX.

El Gobierno británico dice que no discutirá el control de Malvinas y acusa a Argentina de "agresión" y de perjudicar la economía del archipiélago con restricciones comerciales. (Reporte de Nicolás Misculin. Editado por Silene Ramírez)