18 de junio de 2012 / 20:39 / hace 5 años

ACTUALIZA 1-Obama y Putin ven necesidad acabar violencia Siria

3 MIN. DE LECTURA

* Primera reunión entre Putin y Obama desde el 2009

* Conflicto en Siria desata recriminaciones al estilo de la Guerra Fría

* Suspensión misión ONU añade presión para actuar en Siria (Agrega detalles, citas y autores)

Por Matt Spetalnick y Gleb Bryanski

LOS CABOS, México, 18 jun (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su par ruso, Vladimir Putin, coincidieron el lunes en la necesidad de detener la violencia en Siria, pero no mostraron señales concretas de haber estrechado sus diferencias sobre la posibilidad de aplicar sanciones más severas contra el Gobierno en Damasco.

Tras una semana de recriminaciones al estilo de la Guerra Fría entre diplomáticos rusos y estadounidenses, la reunión en el marco de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) en México buscaba tantear el terreno para forjar una relación de trabajo y lograr un consenso respecto a Siria y otros temas pendientes.

Putin tenía el ceño fruncido y Obama una expresión sobria durante sus comentarios a periodistas tras el encuentro bilateral.

"Estamos de acuerdo en que tenemos que ver el cese de la violencia", dijo Obama, sentado junto a Putin, luego de conversaciones que duraron dos horas, mucho más de lo planificado inicialmente.

"Desde mi punto de vista hemos encontrado muchos puntos en común en este asunto (Siria)", afirmó Putin, y agregó que ambos bandos continuarían con las discusiones.

Mientras el presidente sirio, Bashar al-Assad, aplica una feroz represión contra la revuelta popular de 15 meses, Obama y sus aliados occidentales quieren que Moscú deje de proteger al mandatario alauita de nuevas sanciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas destinadas a obligarlo a abandonar el poder.

Putin, un ex espía de la KGB, sospecha de las motivaciones de Estados Unidos, especialmente después del derrocamiento del líder libio Muammar Gaddafi el año pasado en el que se involucraron fuerzas de la OTAN, y ha ofrecido pocos indicios de que querer cambiar su postura sobre Siria.

Aunque Washington no ha mostrado deseos de lanzar una intervención militar al estilo de Libia, Moscú es renuente a abandonar a su aliado Damasco, un cliente de larga data para sus ventas de armas, y se arriesga a perder su influencia en Oriente Medio, incluyendo el acceso a una base aérea en Siria.

La suspensión de la misión de observadores de la ONU en Siria el fin de semana pasado sumó presión al encuentro entre Obama y Putin, quienes se reunieron por primera desde la reelección del presidente ruso, a fin de que actúen con firmeza para evitar una agudización del conflicto. (Reportes adicional de Steve Gutterman; escrito por Matt Spetalnick y Jeff Mason. Editado en español por Marion Giraldo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below