12 de junio de 2012 / 17:13 / en 5 años

Agroexportadores Argentina casi sin reservas; esperan fin huelga

Por Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES, 12 jun (Reuters) - Los exportadores de granos y derivados de Argentina, un fuerte proveedor global de alimentos, esperaban el martes el final de una protesta agraria que los obligó a usar sus reservas durante la última semana para poder cumplir con sus compromisos comerciales.

Los productores de las principales asociaciones rurales de Argentina dejaron de vender granos y carne el miércoles pasado en todo el país, en una medida de fuerza contra las políticas intervencionistas del Gobierno nacional con el que mantienen una tensa relación desde hace años.

El final de la huelga comercial está previsto para la medianoche del martes, pero los representantes de los chacareros se reunirán por la tarde para analizar la evolución de la protesta, lo que añade incertidumbre a la situación.

“Hasta ahora no paramos, pero no vamos a durar mucho si sigue el paro”, dijo a Reuters un ejecutivo de una de las mayores agroexportadoras que operan en Rosario, principal polo de la industria agraria argentina y uno de los más importantes del mundo.

La protesta no afectó las ventas externas del país gracias a que los exportadores contaban con amplias reservas, ya que la recolección de soja está casi finalizada y la de maíz está muy avanzada. Si bien es improbable, una eventual prolongación de la protesta complicaría el normal flujo exportador.

“No creo que los exportadores tengan ‘stock’ para aguantar mucho. Por lo que estamos viendo, tienen que estar muy ajustados”, dijo a Reuters Fernando Botta, analista de la firma Agrobrokers, con base en Rosario.

Durante esta jornada se juntarán las cuatro principales entidades de productores agropecuarios para definir el curso de acción, aunque referentes del sector ya anticiparon que levantarían el paro comercial, como estaba previsto desde el principio.

“Culmina la medida de fuerza y es necesario cumplir con los plazos fijados, pero eso no significa terminar la lucha”, dijo el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Hugo Biolcati, en una asamblea de productores agrícolas realizada el lunes.

El disparador de la huelga comercial fue un alza en el impuesto a la tierra que aprobó la rica provincia de Buenos Aires, cuyo Gobierno es aliado a la presidenta Cristina Fernández.

Ahora muchos agricultores están en contra de extender el cese de comercialización más allá de la medianoche del martes debido a que necesitan vender sus granos para cumplir con sus compromisos financieros.

“No creo que se prolongue la no remisión de productos al mercado, porque eso es renunciar a los ingresos y tenemos deudas que afrontar”, afirmó Jorge Garat, un chacarero que tiene 1.300 hectáreas de soja, maíz y girasol en Trenque Lauquen, en el oeste de la provincia de Buenos Aires.

“La renuncia a los ingresos sólo puede ser transitoria”, agregó Garat.

NEGOCIOS LIMITADOS

Por la medida de fuerza, durante toda la semana casi no se reportaron negocios en el mercado de Rosario, la mayor plaza agrícola del país. Pero tras el probable fin de la protesta, la reactivación de las operaciones sería limitada.

“No esperamos un ‘boom’ de negocios porque el productor que no necesita (dinero para cumplir con compromisos) no se quiere quedar con pesos, aunque le guste el precio (de la soja)”, añadió Botta.

En medio de una fuga de capitales, el Gobierno aplicó en los últimos meses una serie de restricciones a la compra de divisas externas, lo que dificulta las operaciones en dólares, el refugio favorito de los ahorristas argentinos.

Hasta las 0900 GMT del martes, habían ingresado 1.006 camiones a las terminales de la zona de Rosario, muy lejos de los 4.609 que llegaron al polo agroexportador el mismo día del año pasado, según datos oficiales.

El país sudamericano es el mayor proveedor internacional de aceite y harina de soja y el segundo de maíz, pero su cosecha de ambos granos fue cercenada por variados problemas climáticos, lo que añade preocupación a la cuestión del paro, que la semana pasada impulsó los precios en la plaza de Chicago. (Reporte adicional de Hugh Bronstein; editado por Nicolás Misculin y Damián Wroclavsky)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below