Dólar, una mala palabra para la presidenta argentina

viernes 1 de junio de 2012 19:00 ART
 

Por Helen Popper

BUENOS AIRES, 1 jun (Reuters) - El dólar se ha convertido en una mala palabra para el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández, a medida que los argentinos hacen lo imposible para obtener la moneda estadounidense, un resguardo ante la elevada inflación del país.

Fernández está tratando de enfrentar una veloz salida de capitales con estrictos controles para la compra de moneda extranjera y quiere que los argentinos terminen con su devoción por el dólar y comiencen a pensar en pesos.

"Viene un mundo nuevo y me parece que hay algunos que no se dieron cuenta y siguen atados al viejo mundo", dijo Fernández el jueves, en un discurso que agravó las preocupaciones de los ahorristas y de los inversores, temerosos a que el Gobierno "pesifique" la economía.

A principios de la semana, el senador oficialista Aníbal Fernández dijo que "la Argentina tiene que empezar a pensar en pesos". El jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, calificó la "manía" del país por los dólares como "un gran problema cultural".

Funcionarios negaron un reporte del diario El Cronista Comercial que indicaba que el Gobierno evaluaba opciones para "pesificar" a la fuerza la economía local. "Es un ridiculez, me parece un chiste", dijo Abal Medina.

Pero los ahorristas están muy sobresaltados por la situación financiera de la tercera economía de América Latina, donde los recuerdos de los fuertes límites al retiro de depósitos y una devaluación permanecen frescos una década después de una devastadora crisis económica.

Especialmente en momentos de alta incertidumbre política, muchos compran dólares como resguardo, algunos los guardan en sus colchones o en cajas de seguridad en los bancos. Las ventas de inmuebles y muchos contratos suelen ser acordados en dólares.

Días después de su reelección en octubre, Fernández impuso estrictos controles sobre las compras de moneda extranjera tras meses de salida de capitales que forzaron al Banco Central a vender varios miles de millones de dólares en reservas para sostener al peso.   Continuación...