Moneda peruana cae a mínimos 6 meses ante retroceso mercados

miércoles 30 de mayo de 2012 13:17 ART
 

LIMA, 30 mayo (Reuters) - La moneda peruana descendió el miércoles hasta sus mínimos de seis meses, mientras los bancos se refugiaban en la divisa estadounidense frente a un panorama de aversión al riesgo global al acrecentarse los temores sobre el futuro económico de la zona euro.

Para evitar una mayor depreciación de la moneda local, el Banco Central colocó papeles y salió a vender dólares en el mercado al contado.

Pese a ello, a las 11.00 hora local (1600 GMT), el sol se depreciaba un 0,19 por ciento, a 2,705/2,706 unidades por dólar, su menor nivel desde el 29 de noviembre, frente a las 2,700/2,701 unidades por dólar del martes.

El monto negociado era de unos 142 millones de dólares.

"El sol se mantiene presionado a la baja básicamente siguiendo el negativismo de los mercados en el exterior, mientras que en la plaza local el Banco Central buscó atenuar el fortalecimiento del dólar con una subasta de Certificados de Depósito Reajustable", dijo un agente.

Durante la jornada, el Banco Central colocó Certificados de Depósito Reajustable (CDR) por 200 millones de soles a un plazo de dos meses y a una tasa del 1,77 por ciento. Los CDR son papeles en dólares pero denominados en la moneda local, que son entregados a los bancos a cambio de soles.

Posteriormente, la autoridad monetaria salió a ofrecer dólares a la venta para detener la depreciación de su moneda.

Operadores señalaron que los bancos demandaban el billete verde al acentuarse la aversión al riesgo internacional, tras un alza de los rendimientos de los bonos de Italia y España.

Asimismo, los mercados operaban con pérdidas luego de conocerse una fuerte caída en un índice de las ventas pendientes de casas usadas en Estados Unidos.

En ese contexto, el índice dólar, que mide el desempeño de la divisa estadounidense frente a una cesta de monedas, subía un 0,49 por ciento.

En Lima, el tipo de cambio paralelo cotizaba en 2,700/2,703 unidades por dólar. (Reporte de Ursula Scollo; Editado por Ignacio Badal)