Venta de maíz argentino aún limitada en mercado chino

miércoles 2 de mayo de 2012 20:27 ART
 

Por Hugh Bronstein

BUENOS AIRES, 2 mayo (Reuters) - Argentina no exportará maíz a China hasta que alcance un acuerdo sobre los cultivos transgénicos, que son respaldados por los agricultores del país sudamericano pero prohibidos actualmente por Pekín, dijo el miércoles un gremio maicero argentino.

El Ministerio de Agricultura de Argentina había anunciado en febrero un pacto sobre exportaciones de maíz con China y las autoridades del gigante asiático aseguraron que el trato -que se refiere a los controles de pestes en las importaciones de maíz- entraría en efecto el 20 de abril.

El anuncio generó expectativas de que Argentina, que es el segundo exportador mundial de maíz, podría vender el grano muy pronto a China.

Pero el director ejecutivo de la cámara de maíz del país sudamericano (Maizar) dijo el miércoles que aun deberán esperar para vender sus productos a la potencia asiática.

"No habrá exportaciones de maíz argentino hasta que sean aprobados varios tipos de maíz genéticamente modificados", dijo Martín Fraguio.

Los dos países llegaron a un acuerdo el 20 de abril en algunas variedades de maíz, pero no en la que se refiere al tipo genéticamente modificado (GMO).

No fue posible contactar de inmediato a un funcionario del Ministerio de Agricultura para comentar al respecto.

Argentina aspira a mejorar los ingresos de su sector agrícola para que la economía pueda resistir la desaceleración que está generando la crisis de Europa y la menor demanda desde su socio comercial Brasil.

Pero incluso si Argentina pudiera exportar su cosecha de maíz de la temporada 2011-2012, que está siendo recolectada, las embarcaciones serían limitadas por los escasos rindes causados por una sequía de seis semanas que afectó el cinturón de granos de Las Pampas en pleno verano en diciembre y enero.

Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), Argentina exportaría 14 millones de toneladas de maíz de la nueva cosecha, lo que representa una baja desde los 16 millones de toneladas de la cosecha 2010-2011. (Reporte de Hugh Bronstein y Frank Tang. Editado por Magdalena Morales)