1 de mayo de 2012 / 13:58 / hace 5 años

ENFOQUE-Islandia, ejemplo de la crisis, se recupera

Por Mia Shanley

GRINDAVIK, Islandia, 1 mayo (Reuters) - En esta pequeña localidad islandesa, los marineros han duplicado los ingresos que recibían antes de la crisis, las ventas de bacalao a lugares como Boston o Bruselas experimentan un auge y el desempleo es casi nulo, señales de la sorprendentemente rápida recuperación de la isla tras el colapso bancario.

Mientras que parte de Europa enfrenta una recesión, la economía de esta isla volcánica en el medio del Atlántico está creciendo a un ritmo que ha sorprendido a muchos, gracias a una caída de la moneda -que llevó a la corona a perder casi la mitad de su valor contra el euro-, un auge de las exportaciones y el turismo, y también una mayor confianza del consumidor.

"Este es probablemente uno de nuestros mejores años", dijo el pescador Arnthor Einarsson al preparar su bote para la próxima faena mientras las gaviotas volaban alrededor de enormes pilas de redes de pesca en la rocosa península, a una hora al sur de la capital Reikiavik.

Apenas pocos años antes, un auge del sector bancario, donde los activos crecieron 10 veces el Producto Interno Bruto (PIB) del país, llevó a que buena parte de los 320.000 islandeses dejaran las industrias tradicionales para probar suerte en el mundo de las finanzas.

Los pescadores invirtieron en la banca y los marineros especularon con los bienes raíces.

Las emociones de esos días han pasado. Las camionetas Land Rover de alto consumo de gasolina han sido reemplazadas por modelos Volkswagen más eficientes en el uso del combustible, una señal de un comportamiento más moderado de los consumidores, en una economía en crecimiento que se basa en una constante expansión de las exportaciones en vez de la especulación.

Las heridas que generaron masivas protestas callejeras contra la elite financiera se están cicatrizando lentamente. Incluso el entonces primer ministro fue juzgado por una corte especial, cerrando un capítulo de aquellos días.

Ciertamente, aún queda un largo camino por transitar, pero muchos ven a Islandia como una lección, particularmente para países europeos como Grecia y España, con sus economías atrapadas en la recesión y sin la opción de devaluar para impulsar su competitividad internacional.

La estimación de crecimiento económico de Islandia de un 2,6 por ciento para este año eclipsará incluso a países como Suecia.

La cifra de expansión "está entre los números más altos en Europa", dijo el ministro de Finanzas Steingrimur Sigfusson. "A veces es más fácil navegar un bote pequeño que un gran buque", añadió.

La depreciación de la moneda es sólo una parte de la historia.

Controles de capital, impuestos progresivos y un cuidadoso retiro de las medidas de austeridad también han sido clave para la recuperación del país, casi equilibrando un déficit de más de un 10 por ciento.

Islandia también implementó lo que otras partes de Europa no se han atrevido: dejar quebrar los bancos. Si bien el país absorbió parte de los costos, los acreedores extranjeros fueron obligados a sufrir el mayor impacto.

Algunos economistas elogiaron al Gobierno por tomar medidas no ortodoxas para arreglar la economía, mientras otros ven la situación como un ejemplo excepcional que sería difícil de imitar.

DESDE CERO

Tres años después de la crisis, Islandia parece saludable. Finalizó con éxito un programa de rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI) y realizó un pago adelantado. Espera que la venta de activos del quebrado banco Landsbanki cubra su deuda por 5.000 millones de dólares con Gran Bretaña y Holanda.

En febrero, Islandia recuperó el grado inversor de la agencia Fitch, que elogió al país por restablecer la estabilidad macroeconómica, tras decisiones similares de Standard and Poors y Moodys.

Los islandeses están consiguiendo trabajo, van de compras y los precios de sus viviendas suben nuevamente.

Y si bien el penthouse de un nuevo rascacielos en el centro de Reikiavik está vacío, los islandeses llenan un nuevo restaurante de moda llamado Hamburguer Factory en la planta baja del edificio.

Las ventas de automóviles se duplicaron en el primer trimestre del año. Jon Olafsson, quien administra una firma distribuidora de autos en los alrededores de la capital, espera vender casi 1.000 vehículos este año, desde menos de 100 en el 2009.

"Es una época de altos volúmenes", dijo, señalando una fila de autos recién llegados. Sus clientes han vuelto en masa para comprar vehículos de eficiente consumo de combustible y el vendedor está contratando personal para poder cubrir la demanda.

Si bien las señales apuntan a una recuperación, muchos se muestran cautelosos sobre el futuro y un poco resentidos por el pasado.

La deuda de los hogares supera el 200 por ciento del PIB. El Gobierno debe lidiar con el tema de controles de capital, impuesto después de la crisis pero que según algunos economistas está haciendo perder la confianza de los inversores extranjeros.

Tres años después de la caída del primer ministro Geir Haarde, es poca la confianza en el Gobierno mientras que el Parlamento cuenta con el apoyo de apenas el 10 por ciento del público, según las encuestas.

Pall Matthiasson, director ejecutivo de los servicios de salud mental del Hospital Nacional Universitario de Islandia, dijo que los islandeses permanecen en un estado de depresión.

"Existe culpa colectiva, porque no toda la furia puede ser dirigida contra los banqueros. Es como mirarse a un espejo y preguntarse '¿hice yo eso?'", afirmó.

En los próximos meses, Islandia llevará ante la Justicia a ex ejecutivos bancarios, realizará elecciones a fines de junio y continuará con su recuperación.

"¿Tenían los islandeses una crisis de identidad? Sí", dijo Egill Helgason, uno de los comentaristas de televisión más famosos de Islandia. "Pensaban que eran magos financieros, pero era todo una ilusión (...) Ahora volvemos a los libros, la música, y bueno, a la pesca", añadió.

Editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below