20 de enero de 2012 / 16:18 / en 6 años

DATOS-Hitos de seis años de cambios y protestas en Bolivia

LA PAZ, 20 ene (Reuters) - Protestas sindicales e indígenas convirtieron al 2011 en el año de mayor desgaste político del presidente boliviano Evo Morales, quien debe recuperarse de una seguidilla de tropiezos para atinar a avanzar en megaproyectos vitales para el empobrecido país.

El gobernante izquierdista inaugurará el domingo su séptimo año en la presidencia de Bolivia, o como él prefiere destacar el tercero desde que la nación es “Estado plurinacional”.

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Nota sobre retos políticos de Morales.......

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

La cadena de victorias electorales del líder indígena resultó interrumpida en unos comicios judiciales en octubre, como desenlace de varios conflictos sociales paralelos a las transformaciones políticas y económicas lideradas por el mandatario indígena.

El siguiente es un recuento de los hitos más destacados del paso de Morales por la presidencia de la inestable y empobrecida Bolivia:

RECORD ELECTORAL

Tras su elección presidencial en diciembre del 2005 -primera por mayoría absoluta en medio siglo-, Morales sumó otras seis victorias consecutivas en las urnas: un referendo sobre autonomías en el que propició el “No”, la elección de la Asamblea Constituyente, el referendo revocatorio, la aprobación de la nueva Constitución, la reelección presidencial y las elecciones autonómicas regionales.

Su primer tropiezo en las urnas ocurrió en octubre del 2011, cuando la oposición conservadora logró que hubiera más votos nulos que válidos en una elección de jueces nacionales.

NACIONALIZACIONES

El 1 de mayo del 2006, Morales nacionalizó la industria de hidrocarburos, dejando para el Estado hasta el 82 por ciento del valor de la producción -fundamentalmente gas natural que se exporta a Argentina y Brasil-.

El aumento de ingresos fiscales permitió crear programas de bonos para los más pobres y aumentar las reservas monetarias del país, que a fines del 2011 llegaron al récord de 12.000 millones de dólares, o la mitad del Producto Interno Bruto (PIB).

Las nacionalizaciones, que no forzaron la salida de ninguna transnacional petrolera, llegaron en los cuatro años siguientes a la minería, las telecomunicaciones y la generación eléctrica.

EXPORTACIONES, CRECIMIENTO

Las exportaciones bolivianas alcanzaron en el 2011 un valor máximo histórico de unos 8.000 millones de dólares, casi cinco veces más que el valor del 2005.

Ese movimiento estuvo a la par de un crecimiento económico promedio de 5 por ciento en el último quinquenio que permitió a Bolivia dejar atrás su histórica condición de país de bajos ingresos según clasificación del Banco Mundial.

REPARTO DE TIERRAS

En noviembre del 2006, una segunda reforma agraria abrió paso a un masivo reparto de tierras que benefició especialmente a los pueblos indígenas amazónicos y chaqueños, que recibieron más de 11 millones de hectáreas en los cuatro años siguientes.

AUTONOMIAS-REVOCATORIO-GOLPE

La oposición impulsó a mediados del 2008 referendos ilegales sobre estatutos de autonomía en la llamada “media luna” y promovió luego un referendo nacional para revocar el mandato de Morales, el 10 de agosto siguiente, del cual el gobernante salió fortalecido con un apoyo de más de dos tercios de los votantes.

Inmediatamente después, las regiones opositoras se convulsionaron en lo que el Gobierno denunció como intento de golpe de Estado, el cual se saldaría luego con la caída y enjuiciamiento, por presunto genocidio, de uno de los cuatro prefectos de los departamentos rebeldes.

EEUU PROTAGONISTA

Tras la convulsión regional, el duro discurso “antiimperialista” de Morales se tradujo en septiembre del 2008 en la expulsión del embajador y de la agencia antidrogas de Estados Unidos. Washington replicó con similar medida. En noviembre del 2011, se acordó una normalización de relaciones.

REFERENDO CONSTITUCIONAL

La nueva Constitución “plurinacional” prometida por Morales fue aprobada con el 61,43 por ciento de los votos en un referendo nacional realizado el 25 de enero del 2009, luego de más de dos años de disputas en la Asamblea Constituyente y en el Congreso Nacional.

La carta magna, promulgada el 7 de febrero, dio más poder político a los indígenas, consolidó la estatización de la economía, instituyó la reelección presidencial inmediata y estableció la elección de jueces nacionales por voto popular.

AYUNO Y REELECCION

En abril del 2009, Morales se declaró en huelga de hambre junto con dirigentes de movimientos sociales para exigir al Congreso la convocatoria a elecciones generales anticipadas.

Obtuvo tal convocatoria, prevista en la nueva Constitución, y fue reelecto el 6 de diciembre de ese año con el 63 por ciento, 10 puntos más que su primera elección en el 2005.

UN NUEVO ESTADO

El líder indígena proclamó el 22 de enero del 2010, la fecha de inicio de su segundo mandato, como día el nacimiento de un Estado Plurinacional liderado por las mayorías indígenas en reemplazo de la vieja “república liberal”.

Ese mismo día se instaló la primera Asamblea Plurinacional, en reemplazo del antiguo Congreso, en la que el MAS de Morales sumaba más de dos tercios de escaños incluyendo una amplia representación de indígenas aymaras y quechuas del occidente andino, guaraníes del Chaco sudoriental.

La Asamblea incorporó además a siete diputados de pueblos indígenas minoritarios de la Amazonia.

El nuevo Estado comenzó a tomar forma en los meses siguientes con reformas institucionales entre las que destacó el acceso privilegiado de los indígenas a los poderes electoral y judicial y el fortalecimiento o creación de empresas estatales.

GASOLINAZO, IDA Y VUELTA

El 26 de diciembre del 2010, el Gobierno dispuso un aumento de hasta un 84 por ciento en los precios de los combustibles, lo que desató una ola de protestas sin precedentes. Morales anuló la medida cinco días después, pero posteriores huelgas, bloqueos y marchas le arrancaron un fuerte aumento salarial.

TIPNIS, JUECES

Las elecciones judiciales de octubre del 2011, previstas como la reforma menos conflictiva del nuevo Estado, resultaron un duro tropiezo para Morales, por la campaña negativa de la oposición y el desprestigio que le propinó una dura represión policial a una marcha de indígenas del parque Tipnis contra la construcción de una carretera amazónica financiada por Brasil.

La oposición conservadora aprovechó la protesta indígena para hacer campaña por el “voto nulo” aunque sin evitar legalmente la elección de los jueces nacionales, con mayoría de indígenas y mujeres, que inauguraron la “nueva justicia” el pasado 3 de enero. La obra vial está por ahora suspendida.

CUMBRES, NUEVO INICIO

Entre diciembre del 2011 y enero del 2012, Morales pareció dar un giro a su gestión llamando a sucesivas “cumbres” con sindicatos, empresarios y partidos políticos en busca de concertar una agenda económica para los tres años venideros, los últimos de su segundo mandato.

Las “cumbres”, aunque descalificadas por la oposición derechista, fueron escenarios para que Morales prometa que dará prioridad a la economía sobre la política, con énfasis en varios megaproyectos de infraestructura vial, minería y energía. (Reporte de Carlos Quiroga. Editado por Silene Ramírez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below