11 de enero de 2012 / 17:43 / hace 6 años

Lluvias ponen fin a sequía en Argentina: cámara de maíz

BUENOS AIRES, 11 ene (Reuters) - Las lluvias que cayeron en las últimas horas y que podrían continuar el miércoles pusieron fin a la sequía que por semanas golpeó a la zona agrícola central de Argentina, dijo el director ejecutivo de Maizar, la cámara que agrupa a la cadena del maíz.

Las precipitaciones, que muchos agricultores todavía consideran insuficientes, se produjeron en un momento de extrema preocupación por el estado del maíz y la soja de Argentina, que, debido a la falta de agua provocada por el fenómeno climático La Niña, registraron recortes en sus estimaciones de producción.

Ambos cultivos de Argentina -un proveedor mundial clave de alimentos- sufrieron la severa escasez de humedad y las altas temperaturas, pero el cereal fue más afectado debido a que inicia su ciclo antes que la oleaginosa y muchos lotes atravesaron su etapa clave de floración sin recibir lluvias.

“La sequía terminó. Los productores durmieron mejor anoche que lo que lo han hecho en mucho tiempo”, dijo Martín Fraguío, de Maizar, que agregó que “existe la posibilidad de ver más lluvias hoy (miércoles), si el frente de tormenta permanece donde está”.

En el mercado de Chicago, los futuros del maíz y la soja registraban caídas el miércoles debido a las noticias de las precipitaciones en la nación sudamericana.

“Si bien las lluvias no fueron fuertes, sí fueron significantes teniendo en cuenta la sequía que había, que en las partes en peor estado tuvieron 50 días sin lluvias”, señaló Fraguío.

Según el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), en las últimas 24 horas hubo lluvias de dispar intensidad en la zona núcleo de producción agrícola, que superaron los 100 milímetros en importantes zonas agrarias como el oeste y el centro de la provincia de Buenos Aires y el sur de Santa Fe.

El INTA señaló que las lluvias continuaban el miércoles y que el nivel de daño que sufrieron los cultivos recién podrá conocerse la semana próxima.

De todos modos, el presidente del organismo estatal, Carlos Casamiquela, dijo a la televisión local que “esta sequía no tiene nada que ver con la sufrida en 2008”, cuando la falta de lluvias -también provocada por La Niña- produjo una pérdida superior al 30 por ciento de la cosecha y una amplia mortandad de vacunos.

QUEJAS DE PRODUCTORES

En localidades de Santa Fe como Casilda y Cañada de Gómez las precipitaciones superaron con creces la marca de 100 milímetros, según el operador de granos Guardatti Torti, de la ciudad santafesina de Rosario, donde se encuentra el principal puerto de granos del país y uno de los más importantes del mundo en el sector.

La Bolsa de Comercio de Rosario dijo el miércoles en un informe que la región agrícola núcleo recibió abundantes lluvias que lograrían “frenar la caída de la productividad unitaria de los cultivos”, aunque destacó que muchos campos aún necesitan agua.

En medio de prónosticos de nuevas precipitaciones, varios productores esperaban la llegada de más agua para recuperar los cultivos que no sufrieron pérdidas irreversibles por la sequía.

“Llovió 20, 30 milímetros, pero necesitabamos más de 100 milímetros”, dijo Fabián Martín, un pequeño productor de maíz y soja del partido de Carlos Casares, en el centro de la provincia de Buenos Aires.

Martín dijo a Reuters que, debido a la sequía, perdió la mitad de su cosecha de maíz y cerca del 20 por ciento de su producción de soja.

Jaqueados por las condiciones climáticas adversas, muchos chacareros y las principales entidades agrícolas que los nuclean reclamaron beneficios fiscales y exenciones en los impuestos a la exportación al Gobierno, con el que tuvieron fuertes disputas en los últimos años por la regulación oficial de los mercados de alimentos.

El jueves tendrá lugar una reunión -convocada por el Ministerio de Agricultura- de la Comisión de Emergencia Agropecuaria, que analizará las consecuencias de la sequía.

La reunión se producirá luego de algunos cruces que hubo esta semana entre líderes de los productores agrarios y las autoridades de la cartera agropecuaria, originados por la evaluación del daño que produjo la sequía. (Reporte de Hugh Bronstein y Maximilian Heath, Editado por Nicolás Misculin/Gabriel Burin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below