Estados agrícolas de Brasil empezarían a recibir lluvias

lunes 9 de enero de 2012 11:30 ART
 

BRASILIA, 9 ene (Reuters) - La zona agrícola del sur de Brasil, golpeada por una sequía, comenzará a recibir lluvias aisladas durante los próximos 10 días, dijo el lunes la firma de pronósticos Somar, aunque las precipitaciones serían bajas en áreas que están perdiendo producción por la falta de humedad.

Río Grande do Sul, el tercer mayor estado productor de soja del país, podría ver en los próximos días algunas de sus primeras lluvias en semanas, aunque serían ligeras.

El pronóstico extendido de Somar mostró que lluvias mucho mayores podrían llegar al estado del 14 al 18 de enero.

Río Grande do Sul siembra su cultivo más tarde que otros estados y los analistas dicen que su soja todavía podría resultar ilesa si llegan suficientes lluvias antes del 20 de enero para asegurar la humedad necesaria para la supervivencia de las plantas.

El mismo patrón de lluvias, primero ligeras y luego mayores, también se dirige a Paraná, el principal estado productor de maíz del país, donde la sequía ya causó pérdidas irreversibles. El norte del estado podría ver lluvias acumuladas de hasta 50 milímetros en dos días, dijo Somar.

La sequía en el sur de Brasil, vinculada con la anomalía climática de La Niña, que también produce una aridez peligrosa en Argentina, ha sido el factor clave detrás de un reciente avance de los valores en el mercado de granos.

Los futuros del maíz en el mercado de Chicago han ganado un 15 por ciento y los de la soja un 13 por ciento desde unos mínimos observados en diciembre.

La semana pasada, Paraná, Río Grande do Sul y Santa Catarina rebajaron sus estimaciones para sus cosechas. La agencia gubernamental Conab dará a conocer el martes su propia proyección actualizada de los cultivos de todo el país.

Datos de Somar mostraron que no se habían visto lluvias en las estaciones climáticas en Río Grande do Sul y Paraná en los últimos tres días.

El principal estado productor de soja, Mato Grosso do Sul, acaba de iniciar la recolección pero unas lluvias fuertes en toda la semana probablemente demoren el avance, pues la maquinaria necesita condiciones bastante secas para operar. El cultivo de Mato Grosso se ha beneficiado de tiempo bueno este año. (Reporte de Peter Murphy)