Agricultores de Argentina temen quiebra por sequía

viernes 6 de enero de 2012 14:35 ART
 

Por Nicolás Misculin

PERGAMINO, Argentina, 6 ene (Reuters) - El sol parece abrir grietas en los caminos de tierra de Pergamino, donde muchas plantas de maíz y soja están abatidas por la sequía, con las hojas caídas y colores amarillos donde debía predominar el verde.

En pleno corazón agrícola de Argentina, uno de los mayores exportadores mundiales de alimentos, los productores asisten diariamente a un desmejoramiento de sus cultivos ante la falta de lluvias que provoca el fenómeno La Niña, que podría llevarlos a la quiebra en un ciclo en el que hicieron fuertes inversiones.

Con pérdidas que podrían alcanzar al 40 por ciento del potencial del maíz y al 30 por ciento de la soja, los agricultores miran todos los días el cielo y el pronóstico meteorológico, que anuncia para la semana que viene unas lluvias cuya ausencia podría significar una catástrofe.

"El estado de ánimo de los productores es malo porque fue una campaña de mucha inversión, con campos arrendados a valores muy altos y costos de insumos crecientes", explicó Nicolás Jelicich, un pequeño productor del área de Pergamino, unos 230 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

La dramática situación está impulsando día a día los precios de los granos en el influyente mercado de Chicago, ya que Argentina es una referencia mundial en soja y maíz.

"Lo que a uno le provoca una tristeza marcada es este extremo de sequía. Porque una cosa es convivir con restricción de agua y otra es esta situación extrema, para la que no hay herramienta que valga", añadió Jelicich.

Las lluvias alcanzaron en Pergamino -donde se encuentran las mejores tierras del país- alrededor de 450 milímetros en lo que va del año productivo iniciado en abril del 2011, muy cerca del nivel que había para esta época en la histórica sequía de 2008/09, que concluyó con 650 milímetros.

"Yo creo que esta campaña va a terminar con serios quebrantos para mucha gente. En campo alquilado, seguro", dijo Jorge Bianciotto, administrador de la estancia La Lucila, que tiene 2.300 héctareas en las que se producen soja, maíz y trigo.   Continuación...