23 de diciembre de 2011 / 19:18 / en 6 años

RESUMEN-Francia y G.Bretaña dan consejo contrario implantes mama

(Consolida historia con datos de Francia, Gran Bretaña, Alemania y citas abogado PIP, expertos y damnificada)

* Francia insta a 30.000 mujeres a procurar remoción de implantes

* Gran Bretaña dice mujeres “no deberían estar demasiado preocupadas”

* Abogado PIP dice empresa francesa es injustamente señalada

Por Brian Love y Daniel Flynn

PARIS, 23 dic (Reuters) - Francia y Gran Bretaña lanzaron el viernes recomendaciones encontradas a las decenas de miles de mujeres afectadas por el escándalo de los implantes mamarios franceses fabricados con silicona industrial económica y exportados a todo el mundo.

El Gobierno francés instó a 30.000 mujeres en Francia a intentar extirparse los implantes mamarios defectuosos, fabricados por la empresa ahora cerrada Poly Implant Prothese (PIP), debido al peligro de que puedan romperse y causar inflamación e irritación.

No obstante, las autoridades francesas dijeron que no había evidencias de que esos implantes aumentasen el riesgo de cáncer.

Pero en Gran Bretaña, donde hay entre 30.000 y 40.000 mujeres afectadas, la responsable de la Oficina Médica, Sally Davies, señaló: “Las mujeres con implantes PIP no deberían preocuparse sin motivo. No tenemos pruebas que los relacionen con el cáncer o con un aumento del riesgo de rotura”.

“Si las mujeres están preocupadas deberían hablar con su cirujano”, expresó Davies, quien agregó: “La propia extracción de estos implantes entraña riesgos”.

“Creo que toda mujer que tiene estos implantes debería ir y controlarse (...) Es mejor reemplazarlos que preocuparse por su rotura”, dijo la británica Pat Demetriou, a la que se le extrajeron implantes defectuosos de PIP en el 2010.

Nigel Mercer, de la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos Estéticos, dijo que la medida francesa no era irracional, mientras que un importante cirujano plástico británico llamado Kevin Hancock manifestó que los consejos contradictorios provocarían angustia a las mujeres que ya están preocupadas por la seguridad de sus implantes.

En Francia las preocupaciones surgieron hace dos años, cuando algunos cirujanos comenzaron a reportar tasas inusualmente altas de ruptura en las prótesis, lo que llevó a una serie de reclamos legales, la bancarrota de PIP y un escándalo que ahora se ha diseminado por el mundo.

Fundada en 1991 por el antiguo carnicero Jean-Claude Mas, PIP produjo alrededor de 100.000 implantes anuales durante casi dos décadas antes de que se ordenara el retiro de sus productos del mercado a comienzos del 2010. PIP llegó a ser el fabricante de implantes número tres del mundo antes de la bancarrota.

Unas 300.000 mujeres en todo el mundo habrían recibido implantes del gel de silicona de PIP, usados para aumentar el tamaño del busto o reparar tejido perdido. Estas prótesis fueron exportadas a países de Latinoamérica como Brasil y Argentina, y a mercados de Europa occidental como Gran Bretaña, Alemania, España e Italia.

El regulador sanitario australiano dijo que unos 8.900 implantes fueron colocados en mujeres de su país, algunas de las cuales habían presentado quejas por roturas o filtraciones.

El consejo de seguridad médica alemán recomendó el viernes a las mujeres con implantes de mama de PIP que consulten a sus médicos y se realicen controles, aunque descartó la recomendación de una remoción directa.

PIP reconoce que sus productos eran defectuosos, pero argumenta que está siendo excesivamente señalado, dado que otras empresas del sector también tenían problemas, dijo el abogado de la compañía.

“Los implantes tenían fallas, pero los implantes de PIP (Poly Implant Prothese SA) no son los únicos en el mercado que tenían problemas”, dijo a Reuters el abogado Yves Haddad.

“La realidad es que todos los que fabrican implantes tienen un porcentaje de fallas”, agregó el letrado.

El presidente ejecutivo y fundador de la empresa, Jean-Claude Mas, de 72 años, no realizará comentarios públicos sobre el tema, dijo Haddad.

DINERO PUBLICO

En un comunicado destinado a las mujeres francesas, el Ministerio de Salud de Francia dijo que se utilizarán fondos públicos para financiar las extirpaciones de implantes recomendadas, a un costo estimado en 60 millones de euros (unos 78,4 millones de dólares).

Se aclaró que se pagarán los nuevos implantes en los casos donde la operación inicial se debiera a razones médicas, por lo general reconstrucciones tras tratamientos de cáncer de mama.

Las asociaciones que representan a mujeres con implantes PIP han pedido que todas las sustituciones de implantes, incluidos los casos puramente estéticos, se financien públicamente.

“Este anuncio es tan solo una pantalla de humo y las víctimas de PIP están muy enfadadas”, dijo Alexandra Blachere, jefa de la asociación de usuarias de implantes PIP en Francia.

“Los implantes PIP son peligrosos incluso excluyendo el cáncer. El Estado no puede limitarse a ordenar que se eliminen y después dejar a las mujeres a su suerte”, agregó.

Philippe Courtois, un abogado de la asociación francesa de usuarias de implantes PIP, dio una cauta bienvenida al anuncio del Gobierno del viernes, diciendo: “Es una decisión de sentido común, aunque desafortunadamente llega un poco tarde”.

SILICONA BARATA

PIP entró en quiebra en marzo de 2010 con pérdidas de 9 millones de euros después de que la agencia de seguridad médica francesa, AFSSAPS, pidiera la revisión de sus implantes cuando los cirujanos informaron índices anormalmente altos de roturas.

Durante una inspección posterior de su lugar de fabricación, las autoridades descubrieron que PIP utilizaba un tipo de silicona que no estaba aprobada por las autoridades sanitarias, pero que era unas 10 veces más barata.

Una investigación indicó que la mayoría de los implantes hechos por PIP desde 2001 contenían el gel no aprobado. La silicona industrial es usada en una variedad de productos que van desde computadoras hasta utensilios de cocina.

Pese a que las autoridades británicas se mostraron cautas con su consejo, el cirujano plástico Hancock, del Hospital de Mujeres de Liverpool, dijo a Reuters que hay preocupación entre los profesionales por el alto nivel de rupturas.

“Estamos preocupados por el riesgo de ruptura porque es la rotura la que lleva al contenido a tomar contacto directo con los tejidos corporales”, explicó Hancock.

“Sabemos que el contenido no es lo que debería ser. Por lo que en general coincidimos con la decisión (francesa) de removerlos”, agregó.

Más de 2.000 mujeres han realizado reclamos legales en Francia, y unas 250 lo han hecho en Gran Bretaña, donde las firmas de abogados aseguran que los pedidos de juicio han aumentado en los últimos días.

Se espera que varios ejecutivos de la empresa fundada por Mas, que aún tienen que ser identificados, se enfrenten a cargos de fraude agravado en un caso judicial que ya ha empezado en Francia, y queden expuestos a sentencias de cárcel de hasta cinco años de prisión.

Las investigaciones judiciales francesas tienden a prolongarse mucho, y a menudo son casos de alto secreto.

El escándalo PIP se reavivó en las últimas semanas por la muerte de una víctima de cáncer que tenía esos implantes, lo que provocó que los fiscales abrieran una investigación preliminar que evaluará si hay motivos para cargos más graves de homicidio involuntario. (Reporte adicional de Alexandria Sage en París, Jean Francois Rosnoblet en Marsella, Estelle Shirbon y Kate Kelland en el Reino Unido y Ludwig Burger en Francfort; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below