Congreso argentino aprueba control producción papel diario

jueves 22 de diciembre de 2011 19:47 ART
 

BUENOS AIRES, 22 dic (Reuters) - El Congreso argentino, que está dominado por el oficialismo, aprobó el jueves una ley para regular la producción y venta de papel a diarios, asestándole un nuevo golpe al poderoso Grupo Clarín, el mayor accionista de la única firma productora de papel de periódicos del país.

El proyecto -que ya contaba con la aprobación de Diputados- fue enviado al Congreso el año pasado por el Gobierno, que está enfrentado con Clarín desde el 2008, cuando el conglomerado -que tiene diarios, estaciones de radio y televisión y firmas de cable e internet- se volvió crítico de la gestión de la presidenta Cristina Fernández.

La norma, aprobada el jueves en el Senado con 41 votos a favor, 26 en contra y una abstención, declara la producción de papel para diarios y de pasta de celulosa de interés nacional y ordena a Papel Prensa -firma en la que también tienen una participación accionaria el diario La Nación y el Estado- operar a su capacidad máxima para cubrir las necesidades del país.

La cláusula más cuestionada por los opositores obliga a la empresa a realizar inversiones regulares para cubrir la demanda doméstica y sostiene que la participación del Estado aumentaría en caso de que deba volcar fondos mayores a su porcentaje accionario para cumplir con esas inversiones.

La oposición y los diarios La Nación y Clarín consideran que la normativa es un ataque a la libertad de prensa y lo ven como un intento para expropiar la propiedad privada, mientras que el Gobierno argumenta que la ley ayudaría a garantizar la libertad de expresión ya que actualmente no todos los periódicos tienen el mismo acceso al papel.

El oficialismo dice que las nuevas normas aseguran que el papel estará disponible para todos los periódicos a un precio justo, rompiendo el monopolio que ha favorecido los intereses de Clarín y La Nación. Pero críticos de la norma indican que los diarios, si quisieran, podrían acceder al papel importado, muchas veces más barato que el producido localmente.

Detrás de la controversia hay interrogantes sobre la venta de la empresa a sus actuales dueños durante los años de la sangrienta dictadura militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1983.

La Justicia argentina investiga si la venta hecha en 1976 fue ilegal, como han dicho funcionarios gubernamentales. (Reporte de Nicolás Misculin, editado por Patricia Avila)