Mercado GNL vería superávit 6 pct, pero con riesgo escasez

miércoles 22 de febrero de 2012 14:26 ART
 

Por Henning Gloystein y Oleg Vukmanovic

22 feb (Reuters) - El mercado mundial de gas natural licuado (GNL) enfrentaría limitaciones en el 2012 ante potenciales demoras de nuevos proyectos que amenazan con erosionar el leve excedente de suministros, lo que mantendría al alza los precios, mostraron datos de investigación y análisis de Reuters.

La demanda global de GNL sería de unos 352.000 millones de metros cúbicos en el 2012, comparado a un volumen esperado de 374.000 mmc, según datos de Reuters basadas en datos gubernamentales, analistas como Bernstein Research e instituciones que incluyen a la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

Esto crearía un exceso de suministro de alrededor de 22.000 mmc, el equivalente a las exportaciones de GNL estimadas de Trinidad o Europa (Rusia y Noruega).

Pero con un panorama de alzas en la demanda global de GNL de alrededor de 7 por ciento este año, y nuevos suministros que entran al sistema lentamente, este excedente de alrededor de 6 por ciento podría convertirse en escasez más fácilmente que en años anteriores, cuando el mercado tenía un excedente más alto.

"Los mercados de gas permanecerán estrechos durante los próximos dos años que continuarán favoreciendo a compañías expuestas al comercio, envío y operaciones selectivas de infraestructura y construcción en GNL", dijo Bernstein Research.

La actual cotización del GNL en Asia, el mayor productor mundial con los precios más altos, se ubican cerca de los 15 dólares por millón de unidades térmicas británicas (BTU). Los valores han aumentado casi un 50 por ciento respecto a igual periodo en el año pasado.

La estrechez sugiere que los precios globales del GNL se mantendrán al alza en el 2012, pero el avance de los valores podría darse aún si se produjeran inesperadas interrupciones en las exportaciones o retrasos en nuevos proyectos que se espera inicien operaciones este año.

En los últimos años, los clientes en Asia han buscado cada vez más obtener GNL de los exportadores en la región de Asia Pacífico para cubrir su demanda de largo plazo.

En tanto, sus intentos por obtener participaciones en proyectos en el extranjero ponen aún más en relieve el cambio en la cadena de suministros, lo que apuntaría a una menor dependencia de la oferta de Qatar.