Caso vaca loca EEUU no afecta diálogo comercial Pacífico: Japón

miércoles 25 de abril de 2012 09:13 ART
 

Por Kaori Kaneko

TOKIO, 25 abr (Reuters) - El primer caso del mal de las vacas locas en Estados Unidos en seis años no afectará las tratativas sobre la posible asociación de Japón a un pacto comercial del Pacífico liderado por Estados Unidos, dijo el gobierno japonés el miércoles.

Para Washington, las restricciones japonesas a la importación de carne de países afectados por la enfermedad son uno de los puntos de estancamiento y los exportadores estadounidenses cuentan con que Tokio relaje las restricciones tras una revisión iniciada en diciembre.

Las restricciones, que en el 2005 reemplazaron a una veda total instalada tras el primer caso de vaca loca en el 2003, limitaron las importaciones estadounidenses del que sigue siendo el principal mercado asiático para la carne bovina de Estados Unidos.

En el 2011, Japón importó 120.000 toneladas de carne bovina estadounidense, el segundo mayor origen tras Australia en su mercado de carne vacuna importada de 517.000 toneladas, o 210.000 millones de yenes (2.590 millones de dólares).

Japón sólo permite importaciones de carne bovina estadounidense y canadiense de ganado de 20 meses o menos, aunque su Comité de Seguridad Alimentaria está evaluando el riesgo de aliviar el límite a 30 meses.

El secretario en jefe de gabinete Osamu Fujimura dijo que el nuevo caso de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) registrado el martes no debería afectar al diálogo sobre el tratado de libre comercio de Asia-Pacífico, la Asociación Trans-Pacífico (TPP, por sus siglas en inglés).

"“El problema de la EEB será tratado por separado frente a la discusión del TPP y está siendo abordado por separado desde un punto de vista científico," dijo Fujimura en una rueda de prensa.

En noviembre, Japón, México y Canadá expresaron su interés en sumarse al diálogo y desde entonces los nueve países que ya negocian el pacto están discutiendo la posibilidad de que los tres países se sumen al acuerdo sin perjudicar sus normas o permitir que las tratativas se extiendan demasiado.

Legisladores y grupos de la industria estadounidenses buscan garantías de Tokio de que Japón estará dispuesto a una apertura de su protegido sector agropecuario, de su mercado de aseguradoras y de que remueva lo que las automotrices de Detroit llaman barreras no arancelarias a las importaciones de automóviles. (Redacción de Tomasz Janowski)