Bolsas europeas caen arrastradas por bancos y mineras

jueves 13 de octubre de 2011 15:19 ART
 

Por Atul Prakash

LONDRES, oct 13 (Reuters) - Las acciones europeas cerraron la sesión del jueves con una caída, tras subir en la jornada anterior a un máximo de nueve semanas, presionadas por cifras comerciales en China que alentaron la preocupación por las perspectivas económicas.

Los bancos estuvieron entre los valores de peor desempeño, luego de que el Banco Central Europeo advirtió de que cualquier amortización de deuda soberana que provoque pérdidas a los inversores en bonos podría dañar al sistema bancario de la región.

El índice STOXX Europe 600 del sector perdió un 3,7 por ciento. Los bancos italianos fueron particularmente golpeados por preocupaciones sobre la inestabilidad política en el país, su gran endeudamiento, y los altos rendimientos de sus bonos.

El índice referencial de la bolsa italiana .FTMIB cayó un 3,7 por ciento, mientras que las acciones de Unicredit (CRDI.MI: Cotización) -el mayor banco del país- y las de Intesa Sanpaolo (ISP.MI: Cotización) -el más grande de los bancos minoristas- perdieron un 12 y un 8,2 por ciento, respectivamente.

Con cada vez más temores a que la crisis de deuda de la zona euro pueda propagarse a una economía más grande, como la italiana, el foco estuvo puesto en aquellos bancos italianos con grandes inversiones en deuda soberana.

"Como el Gobierno italiano no está siendo tan efectivo como el español, los mercados están comenzando a ver una mayor probabilidad de que Italia esté en problemas", dijo Lothar Mentel, jefe de inversión de Octopus Investments.

"Y también porque hay algunas dudas acerca de si (el primer ministro Silvio) Berlusconi ganará el voto de confianza. Eso podría socavar aún más la situación política en Italia y por consiguiente su capacidad de cumplir con su deuda", agregó el analista.

Berlusconi llamó el jueves a una moción de confianza a su Gobierno, y dijo que un colapso de su alianza de centroderecha sería catastrófico para el país y su economía.   Continuación...