TEXTO-Banco de México mantiene tasa de interés referencial en 3.75 pct

viernes 18 de marzo de 2016 16:19 ART
 

Anuncio de Política Monetaria del 18 de Marzo de 2016.

La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido mantener en 3.75 por ciento el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día.

Durante el mes de febrero de 2016, las perspectivas de crecimiento global continuaron deteriorándose como reflejo del debilitamiento de la mayoría de las economías avanzadas, de una persistente desaceleración de las emergentes y del estancamiento que se ha observado en el comercio mundial. En Estados Unidos, algunos indicadores sugieren una recuperación moderada de la actividad en el primer trimestre de 2016, ante el desvanecimiento de factores transitorios que la afectaron al cierre de 2015 y el crecimiento del consumo.

Continúa la debilidad en el sector industrial, aunque se percibe una incipiente recuperación del manufacturero. Por su parte, el mercado laboral ha seguido mejorando, si bien no se aprecian presiones sobre el nivel de los salarios. Así, la inflación general se mantiene baja, aunque recientemente la subyacente ha mostrado cierto repunte. En su decisión de marzo, la Reserva Federal mantuvo su tasa de política monetaria sin cambio y dejó ver que la trayectoria de los incrementos de esta será todavía más gradual a lo anticipado previamente.

Además, ratificó que los ajustes futuros continuarán dependiendo de la evolución observada y esperada del empleo y de la inflación. No obstante, también enfatizó que las condiciones económicas y financieras globales continúan representando riesgos para el crecimiento e inflación en ese país. Por su parte, en la zona del euro han aumentado las preocupaciones sobre la fortaleza de la recuperación económica, la baja inflación y la salud financiera de los bancos de la región. En consecuencia, el Banco Central Europeo anunció en marzo medidas de relajamiento monetario más agresivas de lo esperado para impulsar a la inflación y sostener la recuperación económica. Asimismo, el Banco de Japón siguió aplicando las medidas de estímulo monetario. Lo anterior reafirma la expectativa de una divergencia prolongada de las políticas monetarias en las principales economías avanzadas.

En cuanto a China, persiste la incertidumbre en torno a su fortaleza financiera, sus perspectivas de crecimiento y la eficacia de las políticas económicas adoptadas, por lo que sigue representando un factor de riesgo para el crecimiento global y la estabilidad del sistema financiero internacional. Como reflejo de la desaceleración de la economía mundial, de los bajos precios de las materias primas y de una mayor restricción en las condiciones de financiamiento para los países emergentes, la gran mayoría de ellos continuó registrando un crecimiento débil.

En este contexto, no puede descartarse el riesgo de que las economías emergentes, sobre todo aquellas con mayores vulnerabilidades, enfrenten un proceso desordenado de ajuste financiero. En suma, el balance de riesgos para el crecimiento y la inflación mundiales se mantuvo sin cambio.

De mediados de febrero a la fecha, se ha observado una reducción en la volatilidad financiera internacional. Lo anterior se ha reflejado en una recuperación de los índices de precios accionarios, reducciones en las primas de cobertura de riesgo crediticio soberano, mayores precios de las materias primas, incluyendo al petróleo, y una apreciación de las monedas de países emergentes.   Continuación...