7 de septiembre de 2012 / 12:22 / hace 5 años

BREAKINGVIEWS-PDVSA, la caja de Chávez, se está quedando vacía

3 MIN. DE LECTURA

(El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales)

Por Raul Gallegos

NUEVA YORK, 7 sep (Reuters Breakingviews) - Petróleos de Venezuela, la caja del presidente Hugo Chávez, está cada vez más vacía.

La golpeada petrolera estatal de Venezuela podría pagar ahora a sus proveedores con pagarés en vez de efectivo. Eso casi no sorprende, dado que sistemáticamente Chávez quita dinero a PDVSA para financiar el gasto social, en particular de cara a las elecciones del 7 de octubre.

Sí es difícil imaginar lo que pueda suceder cuando los precios del crudo caigan desde los altos niveles actuales.

PDVSA es una lección de mala administración de riqueza petrolera. El año pasado, la compañía tuvo ventas por 125.000 millones de dólares. Más del 40 por ciento de esa cifra se destinó a la máquina de gasto de Chávez.

Casi 24.000 millones fueron a engrosar las arcas estatales en forma de regalías, impuestos y dividendos. Y 30.000 millones se usaron para el gasto discrecional de Chávez.

Tras cubrir los costos de producción y financieros, PDVSA tuvo que pedir prestado 9.500 millones de dólares y hacer uso de sus 6.000 millones de dólares en efectivo para poder financiar las inversiones.

Pese a que los precios del crudo han ido en general en alza, el flujo de caja de PDVSA ha sido negativo durante los últimos cinco años.

Peor aún, Chávez parece estar dejando a PDVSA reinvertir demasiado poco en el negocio. La compañía desembolsó 17.500 millones de dólares el año pasado, apenas más de la mitad de lo que se destinó a los proyectos sociales de Chávez.

Pero el propio programa de PDVSA requiere que invierta casi el doble de esa cifra en promedio durante los próximos seis años para alcanzar su meta de producir 4,2 millones de barriles por día en el 2018.

Venezuela actualmente bombea 2,9 millones de barriles diarios, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), y probablemente no alcance su objetivo de 3,5 millones de barriles para fin de año.

La producción es un 17 por ciento menos que cuando Chávez asumió la presidencia 13 años atrás.

El problema de caja de PDVSA también daña al resto de la industria energética. Las deudas a proveedores sumaban 12.400 millones de dólares en el 2011, un alza de un 80 por ciento en dos años.

El hecho de que PDVSA tal vez pague ahora parte de lo que debe a los contratistas usando bonos, incluso en un momento en que los precios del crudo están altos, sugiere que Chávez está dejando seca a la compañía de cara a las elecciones.

Los socios de PDVSA en empresas mixtas también enfrentan retrasos en su parte del crudo bombeado. Y Chevron recientemente prestó a PDVSA 2.000 millones de dólares para cubrir inversiones.

El gigante venezolano de crudo puede aún cumplir su deuda. Pero asfixiar a la compañía y pisar las inversiones no es sostenible con bajos precios del crudo. Las políticas de Chávez han convertido a PDVSA en blanco de bromas. Pero su débil estado financiero no es para reírse.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below