Ataque a bar deja ocho muertos en México; violencia recrudece

martes 14 de agosto de 2012 13:35 ART
 

MONTERREY, México, 14 ago (Reuters) - Un ataque a un bar en el norte de México dejó ocho muertos, en el más reciente episodio de la violencia que sacude al país desde hace varios años y que recrudeció en las últimas semanas.

Un grupo armado de seis personas llegó el lunes por la noche al bar Matehuala, en la ciudad de Monterrey, donde disparó contra los presentes, matando a seis empleados y a dos clientes, d i jo el vocero de seguridad del estado de Nuevo León, Jorge Domene, a Milenio Televisión.

El aumento de la violencia en varias zonas del país, donde operan cárteles, llevó al Gobierno a enviar el lunes a más policías y militares a los estados de Michoacán, en el occidente, y a San Luis Potosí, en el centro del país.

Domene dijo que las autoridades analizarán en las próximas horas si también reforzarán la seguridad en el caso de Nuevo León, donde se enfrentan los sanguinarios carteles de los Zetas y del Golfo. El último dio origen a los Zetas, pero ahora es aliado de su antiguo enemigo el cártel de Sinaloa.

En San Luis Potosí, la semana pasada los cadáveres de 14 personas fueron abandonados dentro de una camioneta en una importante autopista. Los hombres habían sido secuestrados un día antes en el vecino estado de Coahuila.

Versiones de prensa han atribuido un reciente brote de violencia en esta región a una ruptura interna en el cártel de los Zetas, considerado el más violento y numeroso del país y cuya influencia se ha extendido a Centroamérica.

El domingo, los cadáveres de siete integrantes de una familia, dos de ellos menores de edad, fueron hallados en su casa en el puerto de Veracruz, en el estado de Veracruz.

El Gobierno de Felipe Calderón, que entrega el poder el 1 de diciembre, no ha logrado controlar la violencia después de casi seis años de haber lanzado operativos frontales con policías federales y el Ejército, en una estrategia que ha sido duramente cuestionada a pesar de la captura o muerte de numerosos capos. (Reporte de Gabriela López y Anahí Rama; Editado por Javier López de Lérida)