13 de agosto de 2012 / 18:13 / hace 5 años

BREAKINGVIEWS-Malas políticas energía A.Latina se ven desde el otro lado del Atlántico

3 MIN. DE LECTURA

(Los autores son columnistas Reuters Breakingviews y sus opiniones son personales.)

Por Christopher Swann y Kevin Allison

13 ago (Reuters) - Las fallas de las políticas petroleras de Venezuela y Argentina ahora se pueden observar desde el otro lado del océano. A pesar de tener gobiernos con dificultades y menores reservas, la producción de crudo en Africa está en camino de superar a la latinoamericana.

El cambio inesperado refleja un modelo amistoso con los inversores en Africa, pero también es la señal más clara hasta ahora de la pérdida de rumbo de Latinoamérica.

Bajo cualquier parámetro, América Latina debería dejar a Africa muy atrás. Los países de la región poseen las segundas mayores reservas de petróleo del mundo, cerca de un quinto del total y sólo detrás de Oriente Medio. Africa es pequeña en comparación, con sólo un 8 por ciento.

Sin embargo, durante la década pasada ha producido un promedio de 230.000 barriles diarios más cada año. En cambio, pese a sus grandes reservas, América Latina sigue extrayendo lo mismo que en el 2000.

Con una producción de 10,1 millones de barriles al día, incluyendo el restaurado flujo desde Libia, Africa está en camino de superar hacia el final de este año los 10,3 millones de barriles diarios de América Latina.

Angola es un buen ejemplo del por qué. Ha duplicado su producción a 1,8 millones de barriles diarios en diez años.

La extracción en aguas profundas de Ghana también está creciendo. En parte se debe a que los estados africanos han acogido a los extranjeros, abriendo sus reservas a petroleras con capacidades técnicas, sin regalías ridículas o demandas por impuestos.

Donde la experiencia occidental ha estado menos dispuesta, en lugares como la República del Congo y Sudán, se ha invitado a capitales chinos.

El contraste con América Latina es inevitable. México y Venezuela han estado casi enteramente cerrados a la inversión extranjera, lo que ayuda a entender una baja cercana al 15 por ciento en la década pasada.

Argentina, que expresó su descontento con los negocios manejados por extranjeros al nacionalizar la española los activos locales de Repsol, extrae un cuarto menos que en 2000. Incluso en Brasil, que ha ayudado a compensar las grandes bajas en la región, la intervención estatal está frenando la producción.

No es el orgullo regional lo que está en juego. La floja producción de América Latina mantiene alto los precios del petróleo, lo que afecta también a los consumidores de otros continentes.

Los problemas causados por el proteccionismo productivo no son nuevos, pero la capacidad de Africa para obtener más con menos recursos los vuelve más notorios. (Editado en español por Javier López de Lérida)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below