Sentido Común-En México, ICA está en vías de perder su trono, hay dos posibles sucesores

jueves 7 de julio de 2016 15:24 ART
 

7 jul (Sentido Común) - Empresas ICA, la constructora que edificó varias líneas del Sistema de Transporte Colectivo Metro y numerosos obras distintivas de México, como el Estadio Azteca o el rascacielos conocido como Torre Mayor en la capital del país, ha sido por décadas la constructora número uno en ingresos en la segunda economía más importante de Latinoamérica. Pronto podrá dejar de serlo. Las dificultades financieras que ha enfrentado en los últimos meses para pagar sus deudas han debilitado a la empresa constructora. De hecho, su delicada situación y su necesidad de poder llegar a un acuerdo de reestructuración de adeudos con sus acreedores, ha obligado a los directivos y consejeros de ICA a formular un nuevo plan de negocios bajo el cual contempla reducir sus operaciones a través de la venta de activos. La empresa constructora incluso planea dejar sus operaciones internacionales para volver a concentrarse exclusivamente en México. Todo eso hará que la compañía, con sede en la Ciudad de México, sufra una caída de sus ingresos a partir de este año que la llevará a perder el sitio número uno en la industria de la construcción mexicana que ha ocupado por décadas en materia de ventas. Claro que en materia del valor, ICA dejó ya hace mucho de estar cerca de sus rivales. Hoy, por ejemplo, la empresa vale cerca de mil 755 millones de pesos (93.6 millones de dólares) cuando hace cerca de dos años rondaba los 25 mil millones de pesos, o dos mil millones de dólares, al tipo de cambio de aquel entonces. En cambio, otras empresas mexicanas del ramo, como Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina (Ideal), Promotora y Operadora de Infraestructura (Pinfra) u OHL México valen mucho más. El valor de la capitalización de Ideal es de alrededor de 80 mil 700 millones de pesos (cuatro mil 300 millones de dólares); mientras que el de Pinfra es de casi 90 mil millones de pesos (cuatro mil 800 millones de dólares) y el de OHL México de 38 mil millones de pesos (dos mil millones de dólares). Así, la combinación de la disminución de su valor de capitalización y sus problemas financieros, ha forzado a ICA a tener que reducir su tamaño. "Los números [que propone en el plan] sí son alcanzables, porque no contemplan operaciones adicionales, aunque esto no garantiza que la empresa subsista", dijo Marco Medina, analista del sector con el banco Ve por Más, en una entrevista telefónica. En su nuevo plan, ICA reveló que venderá, por ejemplo, sus filiales en el extranjero y su subsidiaria viviendera ViveICA; al mismo tiempo devolverá al gobierno la concesión que ganó en 2009 para edificar la autopista Barranca Larga-Ventanilla en el estado de Oaxaca, por considerarla inviable a menos que reciba recursos frescos gubernamentales o de otro interesado. Estas y otras medidas similares que conforman ese nuevo plan de negocio para el periodo 2016-2020 dejan entrever que para salir a flote, la compañía constructora ha optado por reducir su tamaño y con esto, también sus ventas. Hasta el año pasado, los ingresos de ICA superaron los de todas las empresas constructoras mexicanas, incluidos los reportados por Carso Infraestructura y Construcción, la filial constructora del mayor grupo industrial de México Grupo Carso, y la segunda constructora por ventas en México. También los de OHL México, la filial de la firma española Obrascón Huarte Lain, la tercera mayor compañía administradora de proyectos de infraestructura en el país. Mientras que ICA logró ingresos por 33 mil 229 millones de pesos (mil 732 millones de dólares) en 2015, Carso Infraestructura y Construcción reportó ventas por 16 mil 493 millones (860 millones) y OHL México por 15 mil 215 millones (793 millones). En otras palabras, ICA registró ventas superiores a las de esas dos empresas constructoras juntas. Sin embargo, esas épocas de altos ingresos parecen haber quedado atrás para ICA. De acuerdo con las previsiones que presentó la empresa en su plan de negocios 2016-2020, sus ingresos irán a la baja en ese lapso. En los próximos tres años (2016-2018) la constructora estima que reportará ingresos en su totalidad por 39 mil 30 millones de pesos (dos mil 34 millones de dólares), una cantidad menor a la que registró ICA tan solo en 2011, cuando vendió 40 mil 480 millones de pesos (dos mil 110 millones de dólares). Con este escenario, exclusivamente para 2016, ICA estima alcanzar ingresos por 14 mil 480 millones de pesos (782 millones de dólares), un monto que no sólo no es ni la mitad de lo que registró en 2015, sino que será además insuficiente para que la empresa pueda conservar su primera posición en el pódium de las constructoras mexicanas. Los analistas creen así que ICA cederá esa posición a Carso Infraestructura y Construcción u OHL México. En el caso de esta última empresa, los analistas esperan que cierre 2016 con ventas por 19 mil 429 millones de pesos (mil 13 millones de dólares), de acuerdo con proyecciones de Acciones y Valores Banamex, la casa de bolsa de Grupo Financiero Banamex, una filial del tercer banco más grande de Estados Unidos, Citigroup. La caída de los ingresos de ICA no sólo la podrían despojar de su trono, sino que incluso la podrían mandar al tercer sitio en la clasificación de las constructoras mexicanas. Ningún analista ha hecho públicos los estimados de la división de construcción de Grupo Carso. Sin embargo, si sus ingresos para este año son similares a los de los últimos cuatro años, (entre 793 y mil 26 millones de dólares), Carso Infraestructura y Construcción muy probablemente también supere a ICA en ventas. (Redacción Sentido Común) (Redacción Sentido Común)