TEXTO-Banco de México aumenta tasa interés referencial en 50 pts base a 4.25 pct

jueves 30 de junio de 2016 15:15 ART
 

Anuncio de Política Monetaria del 30 de Junio.

La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido aumentar en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 4.25 por ciento. La economía mundial continuó presentando atonía durante el segundo trimestre de 2016, al registrarse un crecimiento menor al esperado en las economías avanzadas y un estancamiento de las emergentes en niveles bajos. En Estados Unidos se estima que en el segundo trimestre del año el crecimiento económico fue superior al observado en los dos trimestres previos, como consecuencia del fortalecimiento del consumo y del gradual avance del sector de la vivienda. Sin embargo, persiste la debilidad de la inversión en equipo y estructuras y de las exportaciones netas.

Además, el desempeño del mercado laboral ha sido mixto, mientras que la inflación se ha mantenido por debajo de la meta de la Reserva Federal. En este contexto, en su decisión de junio, dicho banco central mantuvo su tasa de política monetaria sin cambio y, en sus pronósticos, anticipó una trayectoria menor y más gradual de alzas en la tasa de fondos federales para este año y el próximo. En la zona del euro, se prevé un crecimiento económico para el segundo trimestre inferior al del primero, a la vez que se mantienen las preocupaciones acerca de la reducción en las expectativas de inflación.

En este entorno, uno de los riesgos para la economía global se ha materializado, dada la reciente decisión del Reino Unido de dejar de pertenecer a la Unión Europea. Ello ha tenido consecuencias negativas sobre los mercados financieros internacionales y sobre las perspectivas del comercio y el crecimiento globales, con sus correspondientes efectos en la confianza de los negocios y consumidores. Así, el balance de riesgos para el crecimiento mundial se deterioró respecto de la decisión anterior, por lo que se espera que los principales bancos centrales de países avanzados continúen con posturas monetarias acomodaticias por un periodo aún más prolongado de lo previsto hasta hace poco.

Desde la última reunión de política monetaria, la cotización de la moneda nacional sufrió una depreciación significativa, a la vez de que las tasas de interés internas a todos los plazos mostraron incrementos. Estos fenómenos respondieron de manera importante a factores externos, entre los que destaca la expectativa (no materializada) de un paso adicional hacia la normalización de la postura monetaria en Estados Unidos y, más recientemente, al resultado del referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La volatilidad de los mercados financieros internacionales se exacerbó, lo cual también fue notorio en los nacionales. Esto resalta la necesidad de perseverar en el mantenimiento de fundamentos macroeconómicos sanos en el país. El ajuste fiscal recientemente anunciado por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público es un paso en la dirección correcta, pero dada la incertidumbre externa y el desempeño durante los últimos años de los requerimientos financieros del sector público, acciones adicionales de consolidación en las finanzas públicas serían deseables, tal como procurar un superávit primario a partir de 2017.

Por su parte, el Instituto Central ajustará su postura monetaria cuando sea requerido, con el afán de mantener la inflación y sus expectativas bien ancladas, lo que a su vez coadyuvará a una mayor estabilidad financiera.

Después del elevado crecimiento que presentó la actividad económica de México durante el primer trimestre de 2016, los indicadores disponibles sugieren que a principios del segundo trimestre ésta exhibió un menor dinamismo. En particular, en abril de 2016 se acentuó la atonía de la producción industrial, en parte como reflejo del comportamiento adverso de las exportaciones manufactureras, a la vez que los servicios se desaceleraron. Por otra parte, si bien los indicadores oportunos del consumo privado mantienen un elevado ritmo de crecimiento, la inversión fija bruta siguió registrando un desempeño débil. En este contexto, no se perciben presiones sobre los precios provenientes de la demanda agregada, dadas las condiciones de relativa holgura que todavía presenta la economía.

Ante la evolución del entorno externo, se considera que el balance de riesgos para el crecimiento se deterioró con respecto a la anterior decisión de política monetaria.   Continuación...