RPT-El Salvador recurrirá a nuevos impuestos para financiar planes para combatir la violencia

jueves 1 de octubre de 2015 07:39 ART
 

(Repite nota enviada en la noche del miércoles, texto sin cambios)

SAN SALVADOR, 30 sep (Reuters) - El Gobierno de El Salvador recurrirá a nuevos impuestos para financiar sus planes de seguridad, informaron las autoridades al presentar el miércoles el presupuesto para el año 2016, que no cuenta con partidas extraordinarias para enfrentar la peor oleada de violencia en décadas.

El empobrecido país centroamericano registró en agosto un récord de homicidios, atribuido principalmente a las violentas pandillas, que han sumido al país en su peor crisis de seguridad desde que se firmaron los acuerdos de paz en 1992 para poner fin a más de una década de cruenta guerra civil.

El presidente Salvador Sánchez Cerén enfrenta crecientes problemas para lograr los 2.000 millones de dólares que necesita su plan integral contra la violencia después de que la Corte Suprema frenara en junio una emisión de deuda de 900 millones de dólares por errores de procedimiento.

El presupuesto equivalente a 4.860 millones de dólares, un 0,8 por ciento superior al de 2015, está financiado en un 95 por ciento por recaudación fiscal y asume unas perspectivas de crecimiento moderadas de un 2,6 por ciento en el 2016 tras el 2,4 por ciento previsto para este año.

"Este presupuesto es limitado porque no trae los recursos del Plan El Salvador Seguro hasta que no aprobemos las fuentes de financiamiento, tales como impuesto a las ganancias, impuesto al consumo telefónico y otras iniciativas", dijo la presidenta de la Asamblea Legislativa, Lorena Peña, del oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Para lograr los recursos, Sánchez, un ex guerrillero marxista de 70 años, ha propuesto un polémico proyecto de ley que graba con un 10 por ciento la factura telefónica y otro para establecer un impuesto del 5 por ciento a las personas naturales y jurídicas que ganen de más de 500.000 dólares al año.

Las cuentas presentadas contemplan un incremento del 9 por ciento para los organismos de seguridad hasta 442 millones de dólares, la mitad de lo que el país destina al pago de la deuda, que consume un 18 por ciento de su presupuesto. (Reporte de Nelson Rentería, editado por Enrique Andrés Pretel)