TEXTO-Banco central México disminuye en 50 puntos base tasa de referencia a 3.0 pct

viernes 6 de junio de 2014 11:15 ART
 

MEXICO DF, 6 jun (Reuters) - Anuncio de política monetaria
del 6 de junio del 2014.
    
    La Junta de Gobierno del Banco de México ha decidido
disminuir en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés
Interbancaria a un día a un nivel de 3.0 por ciento. 
    
    El crecimiento de la economía mundial se moderó durante el
primer trimestre del año. En Estados Unidos, el desempeño de la
actividad económica fue más débil del que se tenía previsto para
ese periodo. Si bien se ha comenzado a observar el
desvanecimiento de los efectos de los factores transitorios que
dieron lugar a dicho debilitamiento y se anticipa una mejoría a
partir del segundo trimestre, el pronóstico de crecimiento para
2014 se ha reducido. Por su parte, la inflación y las
expectativas sobre ella se han mantenido en niveles bajos. En
este contexto, la Reserva Federal ha reforzado el mensaje de que
la normalización de su política monetaria será gradual. En la
zona del euro la recuperación se mantiene frágil y la
información disponible apunta a que prevalecerán tasas de
inflación muy reducidas por un periodo prolongado, por lo que se
anunciaron ayer medidas adicionales de estímulo monetario. En
las economías emergentes la actividad económica continúa
mostrando tasas de crecimiento débiles, principalmente como
reflejo de la evolución de su demanda interna y de la
desaceleración de la mayoría de los países avanzados y de China.
    En balance, prevalecen riesgos a la baja para el crecimiento
de la economía mundial. En consecuencia, se prevé que en gran
parte de las economías, tanto avanzadas como emergentes,
prevalezca una postura de política monetaria acomodaticia por un
periodo todavía prolongado. 
    En los últimos meses las condiciones en los mercados
financieros internacionales han mejorado, reflejándose en la
reducción de diversas primas de riesgo y la intensificación de
los flujos de capital hacia gran parte de las economías
emergentes. En particular, recientemente se han observado 
disminuciones en las tasas de interés de mayor plazo y
apreciaciones cambiarias en muchas de estas economías, incluida
la mexicana. Si bien persiste el riesgo de que resurjan
episodios de volatilidad en los mercados financieros
internacionales, se estima que dicho riesgo se compensa en parte
por la intención manifiesta de los principales bancos centrales
de los países avanzados de mitigar dicha volatilidad. 
    El bajo ritmo de crecimiento que la actividad económica en
México registró en el último trimestre de 2013 persistió durante
los primeros tres meses de 2014, con lo cual se observó un
dinamismo menor al que se previó en el más reciente Informe
Trimestral. En particular, el débil desempeño de los componentes
del gasto interno, como el consumo y la inversión privada, no ha
sido compensado por la mejoría que las exportaciones comenzaron
a mostrar a finales del primer trimestre y principios del
segundo. De particular preocupación fue la cifra del IGAE de
marzo que, corregida por factores estacionales, presentó una
variación mensual negativa. A pesar de que se pronostica que a
partir de abril la actividad productiva muestre una
recuperación, todo lo anterior hace pensar que para 2014 el
crecimiento económico será menor al esperado hace apenas un par
de semanas. Así, la evolución reciente y anticipada de la
actividad económica han dado lugar a una ampliación en el grado
de holgura que prevalecerá en la economía. En suma, se considera
que existen riesgos a la baja para el crecimiento de la
actividad económica y no se perciben presiones sobre la
inflación derivadas del comportamiento esperado de la demanda
agregada en el horizonte en el que opera la política 
monetaria.
    En este entorno de debilidad de la actividad económica, la
inflación ha continuado disminuyendo para ubicarse recientemente
alrededor de 3.5 por ciento. Tal como se tenía previsto, la
inflación subyacente anual ha regresado a niveles cercanos a 3
por ciento. Por su parte, el índice de precios no subyacente ha
mostrado una desaceleración importante en su tasa de crecimiento
anual desde febrero, como resultado del comportamiento del
subíndice de productos agropecuarios. Así, los cambios en
precios relativos que se presentaron a finales de 2013 y
principios de 2014, incluyendo los derivados de las medidas
tributarias, no tuvieron efectos de segundo orden sobre el
proceso de determinación de precios en la economía. Como reflejo
de lo anterior, las expectativas de inflación de mediano y largo
plazo se han mantenido estables y las correspondientes a 2014
han disminuido, situándose claramente por debajo de 4 por
ciento. Se considera que el balance de riesgos asociado a la
inflación ha presentado una mejoría respecto a la decisión
anterior. 
    El débil desempeño de la economía en el primer trimestre
sugiere una recuperación más moderada que la que se había
previsto para el segundo trimestre. De ahí que se anticipe, como
se señaló, que en el horizonte en el que opera la política
monetaria prevalecerá un mayor grado de holgura en la economía
al previsto en meses pasados. Derivado de lo anterior y teniendo
en cuenta la evolución reciente de la inflación, la ausencia de
efectos de segundo orden ante los cambios en precios relativos
referidos, la conducción ordenada de las finanzas públicas y la
reducción esperada en el desliz de los precios de las gasolinas
a partir de enero del próximo año, se considera que se ha
incrementado de manera significativa la probabilidad de que la
inflación general anual se reduzca a niveles cercanos a 3 por
ciento a partir del primer mes de 2015, con una inflación
subyacente por debajo de dicho nivel. 
    En el entorno descrito, la Junta de Gobierno ha decidido
disminuir en 50 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés
Interbancaria a un día en virtud de que, dado el mayor margen de
holgura en la economía, se estima factible la convergencia
eficiente de la inflación al 3 por ciento con una tasa de
interés de referencia menor. Sin embargo, teniendo en cuenta la
recuperación prevista de la economía y la postura monetaria
relativa de México con Estados Unidos que se alcanzará con la
citada reducción en la tasa de referencia, la Junta considera
que no serían recomendables disminuciones adicionales en el
objetivo para dicha tasa en el futuro previsible. En todo caso,
se mantendrá atenta al desempeño de todos los determinantes de
la inflación con el fin de estar en condiciones de alcanzar la
meta de inflación señalada. 

 (Reporte de Miguel Angel Gutiérrez)