Ex comandante guerrillero asume presidencia El Salvador, enfrentará violencia y débil economía

domingo 1 de junio de 2014 15:18 ART
 

Por Nelson Rentería

SAN SALVADOR, 1 jun (Reuters) - El ex comandante guerrillero Salvador Sánchez Cerén asumió el domingo como presidente de El Salvador con la promesa de controlar unos alarmantes niveles de homicidios y proponiendo un gobierno de unidad nacional que permita sacar del pozo a la economía del país centroamericano.

Sánchez Cerén, un maestro de 69 años de edad, es el primer gobernante surgido de las filas de la ex guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación (FMLN), protagonista de la sangrienta guerra civil que lo enfrentó entre 1980 y 1992 al Ejército, apoyado por Estados Unidos.

Pese a su pasado bélico, su aspecto bonachón, carácter afable y los programas sociales de su predecesor Mauricio Funes, le permitieron superar por escaso margen en las elecciones a su contrincante Norman Quijano, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

"Ejerceré la presidencia con honradez, austeridad, eficiencia y transparencia", expresó Sánchez Cerén al tomar juramento para un mandato de cinco años, en una ceremonia donde estuvieron presentes líderes de izquierda de América Latina como Rafael Correa, de Ecuador, y Evo Morales, de Bolivia.

Al acto asistieron los presidentes de Centroamérica salvo el de Honduras, Juan Orlando Hernández, en protesta por la muerte de un pescador hondureño por parte de la fuerza naval salvadoreña semanas atrás en el Golfo de Fonseca, donde ambos países disputan una diminuta isla.

Sánchez Cerén recibió la banda presidencial de Funes, un periodista de televisión que llevó por primera vez al poder al FMLN en 2009 aunque no era miembro del partido.

Funes fue ovacionado durante el acto de traspaso como una muestra de solidaridad a su duelo por la muerte de su madre el sábado, a causo de un paro respiratorio.

Uno de los principales retos del nuevo presidente será la rampante violencia, en momentos en que los homicidios han regresado a un promedio de 14 por día que se registraba antes de una tregua entre pandillas, firmada en el 2012 y que había hecho caer en un 40 por ciento los asesinatos.   Continuación...